Ir al contenido principal

Ponerle la coleta al burro

Del "que viene al lobo" al "ponerle la cola al burro" hay un paso muy pequeño. Más en este país nuestro de extremismos y rarezas. En el que se rien las gracietas del pequeño Nicolas y se rinde pleitesía a la aristocracia de MHYV.

Y ese radicalismo y populismo y —no se puede negar— falta de madurez y formación que también caracteriza a la patria grande de los ni-nis, se extiende a la política. 

Radicalizada desde finales del siglo XIX, la sociedad española se divide abiertamente en rojos y azules. Y, desde entonces, no ha dejado de alzar a los altares políticos a sus héroes del momento. Pasó con Felipe González, también con Aznar y Zapatero, menos con un Rajoy que escondido tras el plasma de un televisor no ha sabido acercarse a los suyos. Y ahora nuevamente, se ensalza a nuevos próceres: Rivera e Iglesias se convierten en los rivales a batir, los que copan las portadas y los televisores dejando a un lado a los viejos caciques de los viejos partidos.

Lanzando al aire premisas antiguas revestidas de nuevas, ambos logran alentar a los "suyos", a los nuevos colores que vienen a incluirse a los viejos, el naranja y el morado, que se unen al rojo y el azul. Colores nuevos, sí, pero colores que no hacen más que dividir a la población; que provocan debates, discusiones e insultos entre los que no debería dividirse por collares, entre los que deberían ponerle "la coleta al burro" sabiendo que este, el burro, sigue siendo el mismo sin importar el color que ahora quiera vestir.

Y lo muestran, una y otra vez, en cada presencia en televisión, en cada proclama enviada a los suyos y los de otros: palabras que demuestran que el burro, con o sin coleta, azul, rojo, naranja o morado, sigue siendo el burro. El que se empecina en avanzar detrás de su zanahoria particular revestida de sillón azul oscuro, el que ocupa el gobierno, pero se olvida en su caminar de los que cosechan su zanahoria, de los que con su sudor y su sufrimiento y su esfuerzo y su trabajo, logran mantener en pie este país de locos que se divide en colores y que convierte su política en un absurdo cubo de Rubick dónde todo es igual aunque parezca distinto. Porque en el fondo, sin importan cuantos diferentes se sienten en el congreso, todos comparten la misma característica: son profesionales de lo suyo —la política—, y los son los nuevos y los viejos, los rojos, los azules, los naranjas, los morados y los que no tienen un color que les defina. Todos profesionales que han olvidado el verdadero espíritu de la política: el servicio.

El servicio al ciudadano, al Estado, a los nacidos y los venidos a esta tierra. El servicio por los más necesitados: por los ancianos, por los sintecho, por los niños, los enfermos, los parados. El servicio a los migrantes, a los que se van y los que vienen.

La política debería ser un servicio no una profesión altamente remunerada. No una salida fácil a los cachorros coloristas de los partidos —nuevos y viejos—; y en eso se ha convertido: en una forma de vida y mientras eso no cambien, no habrá nada nuevo en nuestro arco iris: solo un burro al que ponerle complementos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.