Ir al contenido principal

El asesino gaditano de Barbarroja

El gaditano Luis de Presenda, vivió en la primera mitad del siglo XVI entre Cádiz y las costas africanas. Comerciante de origen genovés estuvo avecindado en el reino Fez donde por: 
sua pesoa e credito aquele reino mandava, avendo mais de quinze anos que nele estava, com grande casa de muitas mercadoiras e criados, indo-lhe muitos navios de Cáliz a Jenoa e doutras partes, asi a Arzila e a Cepta, como a Larache e a Çalé, donde em todos estes lugares tinha casa e mercadorias; e era tanto seu credito, asi em terra de cristaos como de mouros, que quem tinha dinheiro nele lhe parecía que era rico, e, alem, de ser notado desde credito, em seu tempo nao houve homem que era jenti-leza de rosto e corpo lhe igualase”[1]

Sin embargo, nada de eso le habría hecho pasar a la historia  Se llegó a decir de él que era hombre sin escrúpulos y quizá eso hizo que el emperador le asignase embajada, en la primavera de 1535, a Túnez, a dónde llegaría con dinero, barcos, hombres y el falso titulo supuestamente otorgado por Suleyman de "señor del norte de África". Llegó protegido por el aura de gran señor en empresa comercial y así entró en contacto con un anciano, pero peligroso, Barbarroja. Su misión era mucho más compleja y el peligro de la misma había llevado al Emperador a amenazar a Presenda con la vida de sus hijas, retenidas en Cádiz, si no accedía a su pretensión: asesinar al viejo pirata. Para ello se estableció que el embajador español realizaría una fiesta en la ciudad, a la que sería invitado Barbarroja al que, en algún momento de la misma, se le envenenaría [2]. 

Pero el resultado no fue el esperado y el intento de asesinato acabó con la cabeza de Presnda clavada en un palo. Tras el aciago final de Presenda, que siguió manteniendo casa abierta hasta su muerte, el emperador Carlos V estableció dos cédulas de dote para casamiento de sus dos hijas, vecinas también de nuestra ciudad [3].




[1] Rodrígues, Bernardo: Anais de Arzila, crónica inédita do século XVI, t. II. Academia das Ciencias de Lisboa, Lisboa, 1913. p. 104.
[2] James Reston, JR.: Defenders of the Faith: Christianity and Islam Battle for the Soul of Europe, 1520-1536.
[3] Ídem, p. 274.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.