Ir al contenido principal

De series e inglés

Debido a que debo mejorar mi inglés llevo ya tiempo tratando de ver series solo en inglés y, siempre que puedo, con subtítulos en dicho idioma o sin ellos. El problema es encontrar series entretenidas y con un lenguaje comprensible, pero eso, poco a poco, lo voy consiguiendo. Y, lo mejor de todo, es que estoy llegando a series que de otra forma no hubiera, tan siquiera, tocado. Mi plan es siempre el siguiente: ver el primer capítulo, que soy capaz de entenderlo mientras hago algo más, la apunto y luego la veo. 

Así en estos meses, después de la magnífica "Outlander" que he disfrutado (en ese caso con los subtítulos en español) con su viaje en el tiempo, su maravillosa recreación de las tierras altas escocesas en el siglo XIX, aventura, humor, intriga e interpretaciones impecables. Y de la que el canal Starz está a punto de estrenar la segunda temporada (prevista para abril de este año). El único problema es que une el inglés al gaelico escocés del siglo XIX, lo que hace complicada seguirla en ocasiones.

Pero también he optado por comedias, diferentes en todos sus sentidos una de otra. Y esta misma semana he comenzado el visionado de dos nuevas —para mí—. La primera es americana y compagina inglés con español al seguir las vivencias de Jane, una chica hispana, virgen y con un hijo por una incompetencia medica. "Jane the Virgin", es una adaptación de la telenovela venezolana "Juana la virgen" y con ese tono cómico que ya rodeó a Betty la fea, consigue sacar una sonrisa gracias a un guión que se ríe del género. Además, la producción está cuidada lo que ha dado lugar a que empiecen a llegarle los premios (entre ellos nominación a mejor comedia en los Globos de Oro, y el Globo de Oro a Gina Rodriguez, como mejor actriz, en 2015).

Junto a ella, "Silicon Valley" una comedia de la HBO totalmente diferente a la anterior y que parece aunar algunas de las premisas de las últimas temporadas de "Two and  a half man" y "The big band theory". Así nos encontramos a un grupo de jóvenes informáticos con ganas de montar su propia compañía que topan con un compañero de piso fumador de hierba y con la suficiente fortuna como para empujar sus sueños hacia delante. En este caso, aunque en ocasiones el leguaje sea muy técnico, la vocalización y pronunciación de sus protagonistas, así como la corta duración de los capítulos (22-25') permite seguir con mucha facilidad los guiones.

Tres series muy distintas que me están sirviendo para mejorar mi idioma y mantener vivo lo que ya aprendí en Inglaterra el pasado verano. Así, aunque mi pronunciación sigue sin ser la mejor, mi oído gana puntos cada día. Por eso las comparto hoy con todos, porque, desgraciadamente y pese a las facilidades actuales de buscar cine y series en inglés, muchas veces nos topamos con la dificultad de pronunciaciones imposibles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Tú no eres de Cádi' ni na'

Esto que voy a decir no es muy usual en mi tierra. Pero es mi realidad, única e intransferible. Soy gaditano, sí. He nacido en esta tierra y la amo como pocos. Me gusta su historia, su cultura y su gastronomía. Su mar y su monte, su bahía y su provincia. Hasta soy cadista de corazón y carnet: pero no me gusta el carnaval. No, al menos, el que ahora vivimos.

Me gustaba cuando íbamos a escuchar coplas, sabiendo que estos tres días eran los únicos en los que podríamos hacerlo. Me gustaba cuando el Carnaval era Carnaval y no una especie de cáncer que se ramifica por el día a día de mi ciudad hasta cubrirlo todo. Desde batallas de coplas en agosto, hasta el carnaval de julio, pasando por festivales de jazz carnavalesco. Que hay una boda, carnaval. Que hay una fiesta: carnaval. Que toca flamenco, seguro que algún carnavalero sabe cantar y aunque sea buen cantaor sacamos su lado comparsista.
Por eso, este año, decidí que solo saldría en carnavales si el trabajo me empujaba a ello. Pero el d…