Ir al contenido principal

En sus zapatos

La Historia de la Humanidad está llena de migraciones. Desde los llamados Pueblos del Mar, hasta las más recientes migraciones africanas (y asiáticas) que —en periplos tan duros como largos— han buscado en la vieja, democrática y rica Europa un lugar en el que sentirse seguro.

Una Europa que ha conformado su cultura gracias a la mezcolanza de personas, razas, credos y "culturas". Una Europa que no sería lo mismo sin la tradición helenística, la herencia romana (desde el derecho hasta el latín), la fragmentación goda y sus usos políticos diferentes. O de la influencia del cristianismo, pero también del islamismo en la medicina, las artes o las ciencias.

Una Europa que debe seguir creciendo fuerte y unida en la mezcla de sus gente. Una Europa "erasmus": de niños nacidos de matrimonios mixtos, de hijos de padre español y madre danesa. De padre holandés y madre griega; que olviden el nacionalismo patrio rancio de fronteras tan legales e históricas como innecesarias en un mundo global.

Pero, además, Europa ha sufrido las guerras en carne propia —aunque ahora parezcamos olvidarlos de eso—. Guerras civiles e internacionales que han provocado oleadas de refugiados: desde los republicanos de nuestra Guerra Civil hasta los judíos y polacos de la II Guerra Mundial, pasando por los que huyeron del comunismo saltando un muro de la vergüenza que hoy mismo vuelve a elevarse con nombre de frontera europea.

Ahora algunos meten el miedo de la llegada de terroristas entre los refugiados, como antes dijeron que los africanos que huían de sus guerras —esas lejanas y olvidadas— traerían enfermedades. Ya no recordamos el Ébola más que con un vago hecho pasado; igual que mañana olvidaremos el terrorismo. Igual que ahora no nos acordamos del pequeño bebé anclado en la orilla de un gran cementerio marítimo.

Y yo, que soy de Cádiz, ciudad cosmopolita, que ha visto embarcar y desembarcar en su puerto a hombres, mujeres y niños que buscaban una vida mejor en América, unas veces, en Europa otras; que vivo en una región que conoce el drama de la migración en primera mano; no puedo más que pensar que, en el fondo, somos egoístas. No xenófobos ni ignorantes, simplemente egoístas. Con ese egoísmo que nos impide tender la mano al otro por miedo a que nos coja hasta el brazo. Sin olvidarnos que, igual que ayer, y que, quizá, mañana nosotros también terminemos migrando y, entonces, querremos una sonrisa amiga que nos reciba en nuestro calvario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.