Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Del camión y el final

Y el silencio solo fue roto por el motor del camión de la basura que pasaba, en aquella hora y minuto, bajo la ventana del triste hombre que, cabizbajo, se miraba en el espejo. Qué esperaba ver reflejado en aquel cristal que le devolvía su imagen, nadie lo sabría nunca. Lentamente, cómo el cirujano preparándose para la operación más importante de su vida –¿acaso no lo era?– sacó el cuchillo con el que pensaba acabar con su propia y mísera existencia.

En aquella hora y minuto, en la que el camión pasaba bajo las ventanas del edificio. En la planta sexta, se hizo el silencio. Y la sangre se derramó por el suelo de una habitación pulcramente limpia, como jamás estuvo, cómo si quien se quitaba la vida desease que, al final, por una sola vez, todo brillase.

Placeres y libros

Ya no lo recordaba, lo reconozco. Ese placer indescriptible de quedarse "remoloneando" en la cama durante una hora o más, antes de levantarse, agarrado a un buen libro como el naufrago que se agarra a su salvavidas. En parte, para mí, los libros son eso: hojas de papel que mantienen a flote mi espíritu, que me llevan por caminos que no recorrería jamás. Algunos por ser demasiados lejanos en el espacio y el tiempo; otros por ser demasiado difíciles. Caminos en los que lloro o río por igual, en los que camino por un sendero rodeado de palabras vivas.

Algunas veces, hablando con amigos escritores, me dicen que la literatura es su vida. Que no pueden dejar de leer a tal o cual autor. Ellos me hablan de una LITERATURA en mayusculas, la de los grandes, la de Tolstoi y Dostoyevski; la de Chejov y Unamuno; la de Hemingway y Wells. Los que se niegan a tener a Reverte en su biblioteca, los que acusan a Follet de ser escribiente y no escritor. Para mí la literatura es diferente. Yo no…

¿Qué es la gestión cultural?

Al igual que ocurre con el concepto “Cultura”, la gestión cultural se carga de interrogantes a la hora de comprende y acometer su contenido. Partiendo de la premisa de la complejidad del tema abordado, que ha quedado reflejado en el centenar de comentarios surgidos en el debate inicial, queda preguntarse qué es la gestión cultural, para qué sirve y a qué sector cultural se dirige, pues como recogía Eloy Jusado al inicio del debate “…los elementos característicos a cada subsector condicionan con claridad la gestión de los mismos…”  lo que convierte el concepto “gestión cultural” en algo excesivamente amplio que impide, en gran medida, cercar el campo sobre el que trabajamos.
El debate sobre la gestión cultural lleva demasiados años abiertos, y el debate realizado en la web de la asignatura no ha servido más que para poner de manifiesto lo poco que se ha avanzado desde que en los años setenta/ochenta el término comenzase a cobrar fuerza en España de la mano de las políticas culturales de…