En pocas palabras

Una risa franca llenó la estancia cuando se vieron cara a cara.
Y él sonrió, angelical, como sólo sonríe el ángel exterminador. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera