Ir al contenido principal

En la Isla de los gatos

… El Capitán alzó la espada, se irguió cuan redondo era, miró a Hernán y sus ojos mostraron que la muerte sería la única solución. Y también que no sería la suya la que se cobrase aquella tarde. Fat, el más temido de los hombres que navegaban al sur de América, había sido cruel, violento y sin piedad hasta que topó con La Marabunta y ahora, el hambre, recuperaba lo peor de él.

Ninguno de los presentes aquella tarde, en aquella isla, hombre, mujer o gato, olvidarían jamás lo ocurrido. Fat, el orondo y simpático capitán, se convirtió en el terrible capitán que llenase de terror las costas americanas. El que atacase cada barco, cantina, cocina desde Patagonia hasta La Florida. Nadie, absolutamente nadie, podía entender como aquel demonio rechoncho era tan ágil, tan rápido, tan mortífero.  Y menos que nadie Hernán, su enemigo, el eterno rey de los gatos, de la terrible Isla de los Gatos, que observaba anonadado el cambio producido en su adversario.

-No te quedarás con mi cocinera- repetía Fat
-Saldremos de esta- se decía a sí mismo con voz cansina el mismo capitán.
-¿Qué le pasa? –preguntó Vasques desde su cárcel de hiedra –Esta hablando solo.
-He is not él –dijo sir Charles.
-Ha vuelto el demonio –dijo Jappy desde el suelo.
-¿De Tasmania? –preguntó  Mamonuth
-No os metáis con Fat –concluyó Borought, el más antiguo miembro de la tripulación de la Marabunta, el que estuvo hasta antes de existir- Ninguno conocéis la ira de Fat. Lo habéis visto feliz, alegre, hambriento, iracundo, pero jamás rabioso. Hoy me alegro de no encontrarme entre sus enemigos… 

Fat estaba ya sobre Hernán, lanzando estocadas, controlando la espada de su enemigo. Finta, tajo, paso a la derecha, paso a la izquierda, un pasito pa’ atrás, María…. Y el conquistador ya estaba en el suelo. Hambriento y harapiento después de años encerrado en la isla, cumpliendo castigo por sus malos hábitos, rodeado de gatos e incapaz de ser sociable con quien no maúlla, se dejó caer panza arriba, esperando que su muestra de sumisión sumiera a Fat en la conciencia solidaría de quien alguna vez se ha visto derrotado. Pero Fat, hambriento de venganza, con los ojos inyectados en sangre, parecía no ver lo que todos veían. Hernán, el terrible rey de los gatos, no era más uno más de ellos. Vencido hacía demasiado no quería otra cosa que tener un grupo, un hormiguero al que unirse, abandonando a los gatos para convertirse en hormiga.

Así los llamaba, La Marabunta, el barco cargado de hormigas que arrasaba las bodegas de aquellos incautos que caían bajo sus fauces. Pero las fauces del capitán estaban cerradas sobre la mejilla del exiliado gatuno, que gritaba suplicas de perdón. Vasques, la que siempre lograba atraer la cordura a su capitán, se acercó posando su mano en el hombro del hombre.

-Perdónale la vida, Fat –dijo en tono pausado-. Seguro que hay un castigo más cruel para este pobre hombre –el capitán suavizó su mordisco y los gritos de Hernán tornaron en lamentos-. No tengo dudas de que encontraremos un castigo apropiado para su delito. Algo, no sé….
-Podríamos enrolarlo en La Marabunta –soltó Marco Antonio -¡No se me ocurre un castigo peor!
-Será por lo mal que comes, cabrón –dijo Fat mirando, aun fuera de sí, a su timonel -¡O es que os trato tan mal como para que consideréis castigo navegar bajo mi mando! Hasta hoy he sido más amigo que capitán, pero ahora sabréis por qué mi nombre fue usado para asustar a los niños.
-¿Porqué les robabas el chocolate por la ventana?- Lord Corba, echó el brazo sobre los hombros del capitán –¡Vayamos a tomar cerveza y celebrar esto como se merece! Rubia: ¡bizcochos!




Y esa noche todos, incluyendo a Jappy y Hernán, celebraron la vuelta al barco con bizcochos y buena carne. Comiendo y bebiendo mientras Fat, el orondo capitán de La Marabunta, acariciaba suave y lentamente el grisáceo pelaje de uno de los cien gatos que ahora habitaban la nave.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.