¡Dios salve a los loqueros!

Vale, es definitivo. Se me ha ido la cabeza entre tanto regidor, corregidor, chantre, prestamista, corsario, pirata, letracambista, juez y escribano. Solo así se entiende que me haya pasado casi 3 horas escuchando una lista de youtube de canciones infantiles en portugués mientras iba cerrando otro capítulo de la tesis.

Me temo que mis directores tendrán un grave problema cuando les toque leerlo porque, algo me dice, que por algún lado se me puede haber colado un "soy una taza, una tetera, una cuchara, un cucharón y mi pollito, que es amarillo, cuando tiene hambre mueve sus piesitos" 

Así que visto lo visto, creo que lo mejor será recordar a la familia Telerín y me vaya en un ratín. Chiste malo que pensaba vincular a Susanita tiene un ratón, un ratón chiquitin, pero me he acordado de Chanquete -que este año se muere otra vez en la 2- y me ha dado un bajón... y a ver si voy a ser como Martín, tin, tin y voy a levantar un botón, ton, ton...  y esto no tendría fin.

Y como solo tengo un fin: vamos a la cama que hay que descansar para que mañana podamos trabaja y a las 8:08 estar de pie y presto a seguir con la administración gaditana del medievo.

¡Dios salve a los loqueros!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera