De injusticia

Es injusto, dicen, que en un mundo moderno y progresista, del siglo XXI, haya privilegiados que tengan un puesto de trabajo predestinado solo por nacer siendo hijo de alguien que ha ejercido ese mismo puesto. Es injusto que, en una sociedad moderna, solo por nacer, ya seas algo diferente, dicen. Y lo es, claro que lo es. Eso es algo que sé desde hace tiempo, desde el mismo momento en que aquella mujer de enormes ojos avellanas y pelo negro corto me miró con su intensa mirada y dijo:

-Soy prostituta. Igual que mi madre, igual que mi abuela antes que ella. Igual que lo serán mis hijas… sino cambiamos la situación.

Sí, es injusto que en pleno siglo XXI sigan existiendo personas que por el hecho de nacer tengan que ser prostitutas. Es injusto, como lo es, que en pleno siglo XXI siga existiendo la esclavitud en este mundo. Tan injusto como que se nos llene la boca de criticar la injusticia desde nuestros cómodos hogares y pegados a teléfonos móviles que podrían mantener a una familia un año entero.

Sí, este mundo es injusto. Demasiado. Tanto que cientos de miles de niños se mueren de hambre, mientras en el occidente progresista se desperdician millones de toneladas de comida. Tan injusto que señoras ataviadas con tantas joyas como buena voluntad se dejan el alma para conseguir ayudar a “sus pobres”. Como si los más necesitados fueran propiedad de alguien.


Injusticia es vivir en un mundo tan injusto que creemos que existe la justicia solo porque nosotros vivimos medianamente bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón