Ir al contenido principal

De epidemias y gimnasios

Ando cabizbajo, cariacontecido, acongojado con lo que veo y oigo a mi alrededor. Se está produciendo una epidemia de las feas. Entiendandme, no es que ser feo sea una epidemia ni que no haya feos como para no considerarlo tal, sino que se está produciendo un hecho inaudito en la historia de la Humanidad.

Un hecho incomprensible en otras épocas y que se hace absurdo en medio de una crisis como la que vivimos. En una sociedad que, necesitada de muchas cosas, gasta lo gastable y hasta lo no gastable en deportes absurdos bajo techo: bicicleta estática, cinta para andar/correr, spining, aguacicling y cualquier otra cosa que termine en ing, como si viniera de Inglaterra donde al footing, no le llaman footing.

Tan absurdo es que la gente paga ¡por andar! sin moverse del sitio, por montar en bicicleta sin moverse del sitio. Ya solo me queda oír que exista una modalidad de ing que permita nadar sin moverse del sitio y sin mojarse. 

Entiendo que haya personas que tengan necesidad de ejercicio. Incluso puedo comprender que en lugares de frío, viento y nieve las personas tengan que buscar donde refugiarse, pero ver que en Cádiz, la ciudad del sol y el paro, los gimnasios estén llenos me da que pensar. Y pienso que esta absurda epidemia tiene mucho de componente social contra la epidemia del feisismo que realmente necesaria, que el gasto que conlleva un gimnasio podría ser utilizado para cosas mejores en una ciudad donde tienes kilómetros de playa y paseos y 350 días de buen tiempo.

O puede ser, tal vez, que yo no entienda eso del deporte bajo techo (más allá del balonceso o el fútbol sala), y que prefiera darme un paseo y disfrutar de todo lo que la ciudad de ofrece. O irme a nuestra maravillosa sierra (que si no quieres acercarte a conocer, siempre puedes ver desde la grada alta del Carranza) a patear monte, o coger la bicicleta y recorrer las rutas que tenemos en el entorno.

O puede ser, simplemente, que yo sé que estoy infectado de feismo y gordismo y no me veo abocado a ninguna operación bikini

Comentarios

Alejandra ha dicho que…
Fornell, como persona que sufre esa "enfermedad", creo que tu queja es tonta. El que va al gimnasio es porque puede pagarlo, si no, no iría. Y el que puede pagarlo ¿Por qué no va a hacerlo? Tú gastas unas pasta en tecnología (yo también que conste), el abono para el Cádiz, recreaciones medievales, y yo te lo respeto. Si puedes ¿Por qué no? ¿No es igual de tonto pagar por hacer esgrima medieval que por ir al gimnasio? Pues sí, pero por suerte puedes pagarlo y nadie te lo podría echar en cara diciendo "Con la crisis que hay..." Sí, hay crisis, y gorda pero ni tú y yo somos responsable y no voy a dejar de ir al gimnasio y de pagarlo solo porque otros no puedan. Durante mucho tiempo yo no he podido y la gente no ha dejado de hacerlo. Llámame fría, pero comparar la crisis con el gasto el gimnasio es tonto. Compara más el crédito que conceden los bancos a los clubes deportivos con los que no conceden al pequeño autónomo.
Javier Fornell ha dicho que…
Alejandra, por supuesto todo el que puede es libre de pagar lo que quiera por lo que quiera. Pero no es lógico que una ciudad como Cádiz, con un 43% de paro, y con un paro juvenil al nivel de Senegal, tenga los gimnasios llenos.

Es cierto que no es lo único, ocurre igual con el carnaval, el cádiz (con colas de 30' para comprar una entrada), pero no deja de ser absurdo y criticable que con las necesidades que hay, y la cantidad de personas que sufren la crisis, estén los gimnasios abarrotados y sea el único negocio que no solo no cierra, sino que abre locales continuamente, para mí, no tiene sentido.

Más en una ciudad como esta que permite realizar esas actividades al aire libre. Y más cuando ves personas que se quejan de la falta de ayuda sociales/caritativas (gente que se queja que Cáritas no le ayuda) que luego paga 50, 60, 80€ al mes para ir a un gimnasio.

Y, obviamente, esto no te afecta a tí, como tampoco me afectaría a mi, porque pese a la crisis los dos nos mantenemos con trabajo. Pero si estuvieras en paro y me dijeras que te vas a meter en el gimnasio, no te digo lo que te diría.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…