De Facebook

Tengo que reconocer que me he aburrido de Facebook, Twitter y el voyarismo digital. Si antes me levantaba buscando el teléfono para ver que había colgado tal o cual persona, ahora miro los mensajes, el Mail y a otra cosa.

De hecho, poco a poco, estoy dejando de escribir allí: algún comentario si algo leído me interesa y poco más. Me aburre el intelectualismo de Google y echo en falta la mirada clara, directa. Disfruto cuando escucho una risa franca, real, que en el mundo digital ha sido sustituida por un xD. No encuentro sentido al ;) cuando puedo guiñar cómplice en mitad de la calle.

Sí, me he aburrido de las redes sociales y echo en falta el contacto directo, las bromas, el "sino te lo dije, lo pensé". Porque ahora hemos pasado al "te lo digo, aunque no lo piense". Al amigos virtuales a los que jamás conocerás mientras dejas de lado a los reales; que comienzan a convertirse en borrosos recuerdo de lo que fueron. 

Quizá eso es lo mejor que me he traído de Marruecos: las horas y horas pasadas de bromas y charlas con amigos mientras el Facebook esperaba callado en un apagado móvil escondido en el fondo de una maleta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón