Silencios

Y miró por encima de su hombro. Silenciosa, como siempre, con su media sonrisa iluminandole el rostro.

Y cerró sus ojos verdes regados de notas marrones, como la miel joven. Silenciosa, como siempre, con su media sonrisa iluminando su rostro.

Y suspiró. Y él con ella. Silenciosos, como siempre, con sus medias sonrisas iluminando el mundo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón