Mujer trabajadora

Mi mamá trabaja.


Es casi lo primero que aprendemos en la vida después del "mi mamá me quiere".  Y es cierto: mamá (la mía y la tuya) trabaja y mucho. Puede que no cobre sueldo y que no sea directiva de una importantísima firma comercial, pero trabaja y lo hace como una mula. 

Por eso, quizá, este día me parece absurdo: porque olvida a una gran parte del género femenino que trabaja y mucho, que se parte los cuernos y las uñas por los suyos; que no tienen un día propio, porque hasta en su día terminan trabajando.

El trabajo en la casa está infravalorado. Eso de "soy ama de casa" sigue sonando a insulto, cuando pocas profesionales hay como ellas. Se menosprecia a quien no trabaja en la calle y eso es el peor insulto a la propia mujer, sobre todo cuando muchas veces el menosprecio viene de otras mujeres .

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera