Y casi me fui de Facebook

Y me dio por tratar de solucionar la multiplicidad de facebook y cerrar un poco mi privacidad de "¿Quién es ese señor vietnamita que comenta mis fotos?" a "solo amigos/familia" y, parafraseando a cierta socorrista ¡la lié parda! Ahora ya no tengo facebook, solo una página pero soy incapaz de localizar a amigos y familia. Espero que la gente comprenda que he desaparecido de la red de redes pero que sigo vivo; que mi face sigue estando activo, solo que de otra forma. Y que no odio a nadie por no estar o tenerme.

Lo peor es que, en cierta forma, casi me alegro del lío, ya que vuelvo a sentirme propio y no público. Fuera de una suerte de show de Truman en la que todo el mundo te puede ver a través de su pantallita desde cualquier rincón de su ciudad, casa, baño. Ha sido una liberación, he escapado de las garras de ese Sauron moderno que fundó Facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera