Ir al contenido principal

Monuments Men


Después de ver Monuments Men (George Clooney, 2014) me quedo con un raro sabor de boca. No puedo decir que malo porque, en cierta forma, me ha gustado la película; pero tampoco bueno, porque, en esa misma cierta forma, no me ha gustado. Y esto es complicado de explicar, así que trataré poco a poco de desgranar lo vivido:

1º.- La historia de los Monuments Men es una historia real, aunque siguiendo la mediocre "The monuments men: allied heroes, nazi thieves and the greatest treasure hunt in history" de Robert M. Edsel. La historia de los grupos y programas de recuperación de obras de arte que pusieron en marcha los aliados, bien merece ser contada ya que lograron poner a salvo un inmenso patrimonio universal que estaba siendo robado por el régimen nazi.

2º.- Y una historia así merece un buen guión que permita conocer lo que paso. Pero el guión de George Clooney y Grant Heslov deja mucho que desear. Se convierte en una serie de sketchs unidos en un supuesto hilo argumental que unifica las historias paralelas de las "parejas" protagonistas.

3º.- Los protagonistas no son creíbles, ninguno de ellos. Ni el ex-borracho y, sorpresivamente, rigido Donald Jeffries (Hugh Bonneville) que es de los pocos que mantiene el tipo; ni la pareja de "ancianos profesores" formada por (Bill Murray) y Preston Savitz (Bob Balaban); ni por supuesto la trama francesa, tiene dónde sostenerse. Durante una gran parte de la película tratas de comprender que papel juega Claire Simon (Cate Blanchett) y que relación tiene con Granger (Matt Damon) y ¡lo que es peor! que relación tienen ambos con la historia; porque no termina de explicarse ni entenderse. Y, por supuesto, el propio George Clooney no está al nivel que se le presupone en esta cinta que se hace larga.

4º. Larga y aburrida, habría que decir. El montaje de la película deja mucho que desear y se hace lenta pese a que traten de jugar con el humor de sus actores protagonistas. Claro que estos poco pueden hacer con un guión excesivamente soso; que además, se hace demasiado extenso.

5º.- Y lo curioso es que al hacerse extenso, se queda corto. Pese a lo dicho, la historia da para mucho más que el engendro perpetrado por Clooney. Y aquí es dónde disfruté la película. Paradógicamente lo que más me atrajo de Monuments Men es lo que ya conocía: una historia real de espionaje, investigación, historia, arte que aquí, simplemente, desaparece.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.