De Manos Unidas

Durante los últimos 6 años he sido delegado de Manos Unidas en Cádiz, lo que quiere decir que esta será mi última campaña al frente de la organización. Esta semana, desde el mismo lunes, comienza una carrera de 15 días en la que toca visitar colegios, medios de comunicación, parroquias, asociaciones... acompañar a la misionera que vendrá a acompañarnos y asimilar todo lo que viene a enseñarnos.

Quizá eso haya sido lo más rico de estos años: el contacto directo con personas que contaban en primera persona lo que está ocurriendo más allá de nuestro mundo-burbuja. Los que rompen esa venda, desgarrándola con la verdad más dura de todas: la que nos dice que mientras nosotros nos quejamos por tonterías, millones de personas lucha con nada para vivir.

Este año, por trabajo, no podré compartir tantas horas con ella. Aun así sé que lo poco que pueda absorber me dará fuerzas para todo un año. Igual que sé que el año que viene, cuando llegue la campaña, correré a escuchar las palabras de quien venga. Ya que, sin duda, ésta será la mayor perdida personal que conlleve dejar la carga de Delegado.

También sé que este año será especial, por ser el último como responsable, pero no será el último. Manos Unidas está íntimamente ligado a mí; o yo a ella. He crecido aquí, he aprendido, he madurado, he cambiado. He descubierto cosas de mi que nunca hubiera creído que pudiera ser; pero, sobre todo, he descubierto que este mundo podemos cambiarlo entre todos, de la mano. Y eso, pase lo que pase, pienso seguir haciéndolo toda mi vida: luchar por un mundo más justo.

Comentarios

Nika ha dicho que…
Que bonitas palabras Javi, disfruta muchísimo de estos últimos días cómo delegado y coge fuerzas de ello. Comentarte que tienes un premio en mi blog, porque como bien sabes, siempre me encanta leerte.
Un besazo,
Nika
Javier Fornell ha dicho que…
Muchas gracias Nika!

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón