Ir al contenido principal

De likes espinosos

A veces uno se pregunta si la vida es justa. Por qué unos tenemos tanto y otros tampoco. Por qué nosotros, animales racionales y sentimentales, no somos capaces de razonar como mejorar un mundo dónde los niños sufren hambre, enfermedad, abandono, tristeza... Un mundo en el que cada día se derramaban suficientes lágrimas para llenar todos los pantanos del planeta es un mundo en el que no merece vivir. Y, sin embargo, no hacemos nada por cambiarlo. Lanzamos nuestras quejas al ciberespacio y parecemos creer que dándole al "like" de Facebook, desde nuestro cómodo rincón del mundo, arreglaremos los males que nos consumen.


Y lo creemos porque es sencillo presionar un botón, pero complicado cambiar nuestros hábitos para cambiar este pedacito de tierra que habitamos. Olvidándonos de que solo cuando cambiemos para voltear la situación, lograremos arreglar lo que hemos destrozado como Humanidad. Una Humanidad que hace mucho que dejó de pensar que no hay nada más valioso que la sonrisa de un niño; y que prefiere sus riquezas acumuladas, su capitalismo imbricado en todos: desde el anarquista que sueña con un funcionariado, hasta el utópico comunista que lanza sus proclamas desde un móvil de última generación; pasando por todos los demás, esos que, al menos, no niegan lo que son.

Ese es nuestro mayor problema: sumidos en una crisis pasajera que va mucho más allá de lo meramente económico, hemos olvidado el sur. Nos quedamos en nuestro norte rico quejándonos de la falta de trabajo, y no pensamos que allá, al sur, muchos mueren sin quejarse. Porque ya no tienen fuerzas ni para eso; porque ya no tienen nada. Ni siquiera lo más básico que debe tener cualquier hombre: dignidad. La dignidad de poder elegir un camino; el que se le niega al necesitado, en el norte y en el sur; el que se llena de alambradas cortantes como cuchillas; el que llena los mares de cadáveres que jamás verán la luz. El que destroza vidas y deja futuros sin futuro. Un futuro que los likes no salvarán. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Shutter Island

En febrero pasado acudí a ver “Shutter Island”, de Martín Scorsese y salí tan confuso que me dije a mí mismo que debía leer el libro de Dennis Lehane. Reconozco que conocía la obra de Lehane por la magnífica novela “Mystic River”, que llevase al cine Clint Eastwood sin alcanzar el nivel del libro, así que no me daba ningún miedo acercarme a “Shutter Island”. Las obras de Lehane están cargadas de pesimismo y de un halo de oscuridad que cubre la humanidad de las personas y que, les reconozco, me gusta en las novelas que leo. Así que, poco después de ver la película, me hice con la novela pero por esas manías que solemos tener los lectores no ha sido hasta ahora cuando la he leído.
Pensé que la novela podría solucionar algunas de las dudas que me había generado la brillante adaptación de Scorsese, pero todo lo contrario. La novela, aún más intrigante y enrevesada, parece mostrarnos que Teddy Daniels está cuerdo. Eso parece indicarnos todo. Cada paso dado, cada persona que habla con Teddy,…