Mal vamos

Mal vamos cuando en diez días has roto cada barrera de mi razón. 
Mal vamos cuando cada noche duermo soñandome abrazado a tus palabras.
Mal vamos cuando cada mañana despierto esperando tus besos imposibles.
Mal vamos cuando deseo recorrer con mis manos cada rincón de un cuerpo que no conozco.
Mal vamos cuando desespero por no conocer cada rincón de tu alma.
Mal vamos cuando de lo imposible deseo posible. 
Mal vamos cuando mi razón grita ¡huye! y mi corazón susurra "corre entre sus brazos"
Mal vamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón