En pocas palabras


Hay mil razones para asomarse al borde del precipicio. 

Ninguna tan importante como observar el horizonte que se abre ante ti


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón