Ir al contenido principal

El gaditano que venció en Gettysburg

Siempre se ha dicho que el gaditano nace dónde le da la gana, pero hay algo aun más impactante: nunca digas "ese no es de Cádiz" y algo así me pasó hace unos días cuando -tras ver la serie Hastfield & McCoy- me dio por mirar algo sobre los grandes generales de la guerra civil americana. Un periodo que, por muchos motivos, siempre me ha atraído: ese mundo rudo, fronterizo, oscuro, de hombres crueles, de conquista y expansión que, en cierta forma, tiene tanto en común con el Cádiz medieval. Y fue entonces cuando topé con George Meade. 

El octavo de los once hijos de Richard Worsam Meade, un agente comercial del gobierno de Estados Unidos, y Margaret Coats Butler nació en Cádiz el 31 de diciembre de 1815 aunque solo estuvo en la ciudad 2 años, pues la familia, totalmente arruinada en la Guerra de Independencia española, se ve obligada a marchar, con la excepción de su padre que en 1823 fallece en Cádiz. Pero su vinculación con la ciudad no terminaría, ya que en 1840 contrajo matrimonio con Margaretta Sergeant, nacida en Cádiz en 1804 aunque con un claro origen extranjero y con quien tendría siete hijos: John Sergeant Meade, Col. George Meade, Margaret Butler Meade, Spencer Meade, Sarah Wise Meade, Henrietta Meade, y William Meade.

Pese a las dificultades económicas (o tal vez por ello), y como la de su hermano, comienza una carrera militar que le llevaría a participar en las grandes guerras del momento. Tras graduarse en 1835 en West Point participa en la segunda guerra contra los indios Seminolas -tras la que dejó el ejercito para dedicarse a su verdadera vocación: la ingeniería civil, hasta que en 1842 vuelva al ejército por la falta de trabajo-, en la guerra mexico-americana y, sobre todo, en la Guerra Civil americana, destacando su participación en la batalla de Gettysburg en el bando vencedor. Cuando el general Robert E. Lee lanzó su ofensiva contra Pensilvania, Meade fue el elegido para suceder a Hooker como comandante del Ejército, justo tres días antes de la decisiva batalla. Y, pese a ser felicitado por el Congreso de los Estados Unidos por haber logrado repeler los ataques tras otros tres días de sangrientos combates, también fue acusado de dejar escapar libre al ejército enemigo.

Falleció en Philadelphia el 6 de noviembre de 1872 tras sufrir una neumonía.

Como nota curiosa, tiene un descendiente de sobra conocido por los seriofilos: Mathew Fox


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.