De tesis

Llevo demasiado tiempo con mi tesis doctoral, tanto que ha llegado el momento de cerrarla. No solo porque en algún lado hay que cortar, también porque la propia universidad nos dice que ya es hora. Así que ando entre legajos y libros, corrigiendo estilo, ampliando los últimos datos, contrastando los individuos, concluyendo las familias y cerrando los capítulos económicos y sociales que describirán el Cádiz medieval.

Y ahora llega el mayor problema. Toda tesis nace de una hipótesis en la que basas tu estudio. En mí caso, debido al gran desconocimiento sobre la época tenía como colofón demostrar las diferencias y similitudes entre el Cádiz medieval y el  primer siglo del Cádiz americano. El problema es que, cuando la investigación llega a su fin, ves que esta hipótesis no se puede defender, y que son los mismos individuos, las mismas familias, las que controlan la ciudad. Y que, excepto algunos hábitos cortados de raíz por la Corona (la piratería), se mantendrán los mismo usos mercantiles y económicos.


Por eso, me encuentro en el momento crucial de la tesis. Ese en el que –mientras continuo corrigiendo los capítulos ya finalizados para enviárselos a mis directores- comienzo el capítulo conclusivo. Ese en el que te juegas todo. En el que, después de haber ido desgranando datos, citas, referencias archivísticas,… por más de 300 páginas, toca dejar tu propia opinión. Establecer los resultados de una investigación que, en mi caso, comenzó en 2007, y que no podrá ser completamente recogida en la tesis. Así que puede que estos días ande irascible, despistados, cabizbajo, callado y hasta molesto con el mundo; pero es que ahora, es el momento en el que juego a una carta mis últimos siete años de vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón