Ir al contenido principal

De poesías

El otro día me dijo alguien que no existe buena poesía española. Que nos centramos en la métrica, en la forma, pero no en el ritmo, en el sonido. Y puede que sea así, que cualquier obra de Shakespeare podamos incluirla en la categoría de poesía, mientras que muchos poetas españoles no serían tratados como tales fuera de España.

Pero la realidad es que si tenemos buena, muy buena poesía. Y la razón es sencilla: aquí no se busca el ritmo, se busca hacer sentir con las palabras. En español, el poeta trata de llegar al alma, no al oído. Trata de remover las entrañas, no que muevas los pies al ritmo de su sonata. La verdadera poesía, la que es realmente buena, es esa que sin importar el idioma, sin importar si quiera si se traduce, te hace pensar, sentir, dudar. La verdadera poesía, para mí, está por encima de ritmos y formalidades. Por eso, hay muy buena poesía en español.


En mí caso, toda aquella que es capaz de hacerme parecer estúpido por ser incapaz de explicar por qué no puedo parar de leerla.

Por cierto: odio a los poetas. Yo soy incapaz de llegar a eso.

Comentarios

Stephen Lee ha dicho que…
I think I have an idea of who this critic of Spanish poetry was. I think what I was trying to express was that, to my ear, Spanish poetry doesn't sound like poetry. In my culture, we are used to poetry being an exploration of all that language is: meaning, rhythm, rhyme and abstraction.

In Spanish, I find it hard to detect some of these elements. That is not to say that they are absent, nor that what remains cannot be beautiful in itself. But poetry, what I love it for, is all of these beautiful things.

Try some Dylan Thomas. This is a Villanelle, a type of French strict form poetry based on a stuttering rhythm. Enjoy:

Do not go gentle into that good night,
Old age should burn and rage at close of day;
Rage, rage against the dying of the light.

Though wise men at their end know dark is right,
Because their words had forked no lightning they
Do not go gentle into that good night.

Good men, the last wave by, crying how bright
Their frail deeds might have danced in a green bay,
Rage, rage against the dying of the light.

Wild men who caught and sang the sun in flight,
And learn, too late, they grieved it on its way,
Do not go gentle into that good night.

Grave men, near death, who see with blinding sight
Blind eyes could blaze like meteors and be gay,
Rage, rage against the dying of the light.

And you, my father, there on the sad height,
Curse, bless me now with your fierce tears, I pray.
Do not go gentle into that good night.
Rage, rage against the dying of the light.
Javier Fornell ha dicho que…
A mi no me tienes que convencer, la razón por la que empecé a estudiar inglés era para leer Richard III en versión original.

Me gusta más el inglés; mucho más. Pero esta entrada es doble, jajaja.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.