Pedimos disculpas por...

... las horas de sueño que perderán; por las pesadillas; por las miradas atrás al cruzar callejones oscuros; por los sobresaltos al escuchar el timbre del teléfono, los golpes de las contraventanas, las canicas rodando del vecino de arriba.

Pedimos disculpas por meternos en vuestro subconsciente con nuestra palabra, por inculcaros nuestros miedos. 

Pedimos disculpas por los fenómenos extraños que puedan darse desde hoy... 



Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola, soy una chica de la clase donde hoy has hablado, debido a la timidez y a que era una 'polizona' (yo no tengo esa clase, pero me avisó una apreciada compañera de que el muchacho del "Llamadme Cabrón" iba a ir a hablar hoy...) no pregunté. Conocíamos tu obra desde la portada, a través del cristal del escaparate de la librería de Plaza Mina, al cual, mi amiga y yo somos muy asiduas... La cosa es que entrar y comprar es otro cantar, por ello, nos gustaría que muchos de esos libros que vemos, los cuales suelen estar escritos por gente del ámbito universitario, pudieran estar a nuestro alcance, al menos en la biblioteca. No sé si es un atrevimiento o es de mala educación o si no depende de ti, pero nos gustaría poder contar con tu obra en la biblioteca, ¿podría ser? Como antiguo alumno que eres te pido encarecidamente nos entiendas.

Por cierto, disfruté mucho de la clase. No esperaba que me causara tanta curiosidad una novela histórica. Espero poder verte por Filosofía y Letras presentando libros en un presente y en un futuro siendo foco de congresos de literatura o historia.

Un saludo.
Javier Fornell ha dicho que…
No está en mi mano el que esté en Filosofía y Letras, aún así preguntaré allí si puede ser (Ya conoces la falta de espacio del centro), pero si está disponible en la red de bibliotecas municipales y, creo, en la provincial.

Me alegra saber que he despertado tu curiosidad por la novela, y que llegaras a "colarte" en una clase; pero eso de que la curiosidad mató al gato, no es del todo real. Y por mi parte, suelo estar por allí o cerca, cuando quieras, de verdad, pregunta, dónde me pilles y sin problemas.

¿Primera fila junto a la puerta?
Anónimo ha dicho que…
Intentaré conseguirlo pues. Gracias por responder. Y no, yo era una de las del fondo. Hasta pronto.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera