Ir al contenido principal

El Camino (VII)

El camino se mantenía apagado. Día tras día, noche tras noche. Pensé en preguntarle a Martha o Michael cómo funcionaba, pero desde que habíamos llegado a sus viejas tierras, el tiempo se hacía escaso. Los trabajos se multiplicaban: aramos los campos, primero con palos rudimentarios y, tras varios días de exploración por granjas vecinas, con una vieja azada tirada por los animales que nos habían conducido al sur. Plantamos las semillas sin saber que eran y, cuando la primera primavera nos atrapó descubrimos fascinados los brotes verdes en los campos grises.

Lucy fue la primera en descubrirlos cuando marchaba a recoger huevos en el gallinero improvisado que habíamos logrado levantar con la ayuda de Roger y su hermano pequeño Jonny. Habían llegado varias semanas más tarde y Marta se había negado en redondo a que continuaran el camino. Fueron los primeros de muchos que regresaban al sur por el camino de las luces apagadas. Los primeros que se unieron a nosotros. Y fue con ellos cuando comenzó todo. Yo nunca había sido un líder, ni siquiera había tenido con quien serlo, pues con Padre eran pocos los chicos que conociese. Pero ahora todos parecían seguir mis órdenes. Hasta Michael mostraba gran confianza en mis consejos y aceptaba mis propuestas con inusitada velocidad.

Quizá fue entonces cuando me di cuenta que tenía un destino en la vida: lograría que las luces del camino volvieran a encenderse, aunque para ello debiese continuar al sur. Me daba miedo dejar lo que tenía pero una noche, cuando la cosecha ya cubría a un hombre de pie, le expuse mi plan a Lucy. Recogeríamos la cosecha, plantaríamos una nueva y marcharíamos al sur. Llevaríamos semillas, y nos detendríamos en la primera granja que viéramos para pasar el más crudo invierno. Y, luego, continuaríamos al sur en primavera. Esperaba que mi hermana me detuviera, que se echase a llorar por abandonar nuestro nuevo hogar, pero no lo hizo. Me miró con firmeza y asintió. No dijo palabra alguna, tan solo se mantuvo allí, agarrada a mis manos, en silencio.

-Mañana informaré a Martha, sé que ella no querrá, pero tiene que comprender que debemos seguir al sur


Dije al fin para separarme de Lucy, pero no me solté de sus manos, firmes. ¿Cómo aquella niñita llorica había logrado superar todo. Yo aún tenía pesadillas en las noches por haber matado a un hombre. No. No era por haberlo matado, y eso me aterraba más que haber apretado el gatillo. Tenía pesadillas por el poder que aquella arma me daba, por ver cómo me seguían como a un líder, por descubrir que el creador tenía un plan superior para mí. Pero sobre todo porque me gustaba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.