Ir al contenido principal

El camino (IV)

-Buenos días- dije titubeante-. Nos hemos perdido, tenemos hambre –mentí- ¿Dónde van ustedes? Por allí –miré al sur- solo está la guerra.
-Y allí –dijo una de las dos mujeres ofreciéndome un mendrugo de pan- no queda nada. ¿Quién cultivará los campos? ¿Quién sembrará cuando llegue la fecha de la cosecha? No somos capaces ni de coger las pocas gallinas que nos dejaron los soldados de Naharian…
-¡Yo podría!- grité con entusiasmo –Al menos tendríamos para comer los seis…
-¿Seis? –preguntó y, por primera vez se fijó en Lucy-. ¿Y vuestros padres?

Miré al suelo, incapaz de responder a una pregunta que escocía como la peor de las heridas. Miré al norte, donde aún se veía la humeante columna que se levantaba desde la granja. Las lágrimas se me escaparon y comencé a balbucear perdiendo todo el entusiasmo que había mostrado. Como si las risas de Lucy me hubieran hecho olvidar una realidad que el humo venía a recordarme. Lucy se acercó hasta mí, y me tomó de la mano, apretándola antes de hablar.

-La guerra se los ha llevado –si la inocencia fuese visible, en ese momento la habría visto caminar hacia el norte-. Ahora estamos solos. Pero yo puedo coger gallinas si quieren. Y sé cómo recoger huevos, Madre me enseñó.
-Yo podría –cerré los ojos, recordando las palabras de Padre y recuperando, lentamente, el aplomo- cultivar un pequeño huerto. Quizá cazar algunos animales…
-¡Vamos al norte! –el hombre que llevaba las riendas escupió con cada palabra, y vi su boca desdentada- Y no llevaré a dos mocosos como vosotros. Solo traeréis problemas.
-Nosotros vamos al sur –respondí aun agarrado a Lucy e, instintivamente, toqué la pistola, metida en la bolsa de nuevo. Y el gesto llamó la atención del viejo.
-¿Qué llevas ahí? vamos niño, ¡Dámelo!


La codicia se reflejaba en su rostro. Di un paso atrás, arrastrando a mi hermana. Si echábamos a correr no podrían cogernos. Pero debíamos recoger lo que teníamos bajo el sauce. El hombre saltó al suelo, y el terror se reflejó en el rostro de la vieja que me había dado el mendrugo. No la oí, pero sus labios susurraron “corre”. Me di la vuelta, sin soltar a Lucy, y me lancé bajo las ramas del sauce llorón. Creí que mi hermana podría ir más rápido, pero sus cortas piernas eran incapaces de seguir mi ritmo. Miré entre las ramas y vi que el hombre se acercaba con una hoz, mientras la segunda vieja palmoteaba y, el otro hombre, trataba de convencerlo de que se detuviese. Pero el de la hoz negaba con la cabeza hasta que le empujó y lo tiró al suelo, amenazándole. Supe que aquel matrimonio no nos haría mal. No si acababa con el líder del grupo. Mientras los hombres peleaban, miré al cielo buscando la ayuda de Dios. Cogí a Lucy por la pechera del vestido para atraerla hasta mí. Entonces, poniéndole un solo dedo en los labios le indique que debía callar y trepar por el árbol. Me apoyé sobre el tronco, saqué la pistola, y esperé hasta que las ramas se abrieron, cortadas por la afilada hoz del viejo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.