Ir al contenido principal

El Camino (II)

El camino se iluminó una noche, de pronto. Las luces se encendieron primero en la lejanía y lentamente fueron acercándose hasta la granja. Vi el rostro de Padre tratando de ocultar lo que sentía, cómo nunca antes vi en él. Me senté en la pequeña escalera de la puerta, frente al camino, esperando comprender porqué las luces se habían encendido así: repentinamente y desde el horizonte; y no lentamente desde la puerta de nuestra casa. Las luces brillaban flameantes, acercándose imparables hasta nosotros. El sonido llegó poco después. Me sorprendió la alegría que deparaban los murmullos, que comenzaron a convertirse en tumultuosos pero, sobre todo, me asustó el rostro de Padre. No comprendía las razones que le causaban ese estado, pero acepté sus palabras como ley. ¿Acaso las órdenes de un padre no deben cumplirse sin rechistar?

Me escondí más allá del pozo, entre los frutales. En la pequeña caverna oculta de la vista que habíamos descubierto a varios cientos de metros de la casa y que Padre había acondicionado desde que las noticias de la guerra habían comenzado. Esperé allí, acurrucado sobre las mantas de lana, a que entrase Padre junto a Madre, pero no lo hicieron. Miré a mi hermana, lloraba y se atusaba el pelo, meciéndose adelante atrás. Traté de consolarla, pero la pequeña Lucy nunca me dejó ejercer de hermano mayor. Si podría considerárseme mayor a mis 12 años recién cumplidos.  La luz se coló por las juntas de la madera que Padre había usado de puerta para nuestro refugio y el ruido se hizo ensordecedor. Creí escuchar la voz de Padre, pero fueron los gritos de Madre los que me hicieron estremecer. Salté de mi rincón con la intención de abrir la puerta que cerraba la caverna. Fue entonces cuando las palabras se agolparon en mi mente:

-Oigas lo que oigas, no salgas. Espera que las luces se apaguen, que los sonidos se mitiguen y que los fuegos se apacigüen –me había dicho mientras me daba una bolsa de tela cerrada con una pequeña correa-. Entonces, sal de la cueva, recoge lo que puedas usar y sigue el camino de las luces. No huyas de la guerra, solo encontrarás sangre y fuego; ve en su búsqueda. Lo peor debe haber pasado, y harán falta manos jóvenes para reconstruir los destrozos.

-Padre, ¿porqué me decís esto? ¿vos no vendréis?- pregunté, ingenuo, sabiendo la respuesta.

Y los desgarradores gritos de Madre me confirmaron que no debía salir. Lucy no soportaría las torturas que Madre estaba sufriendo. Y yo no sería capaz de salvarla. Miré a mi hermana y tomé una decisión. Daría mi vida por volver a ver su sonrisa. Si algún día alguno de los dos era capaz de reír nuevamente.

No sé cuánto tiempo pasó hasta que los ruidos se silenciaron, y entonces llegó el calor y comprendí las palabras de Padre. Ya no oía sus voces. Nunca más volvería a oírlas. Pero el olor a madera y carne quemada me hizo llorar y vomitar. Aquel hedor es el último recuerdo que guardo de ellos.


Cogí la bolsa que Padre me había dado. Solté la correa y miré atónito la oscura pistola. La tomé entre mis manos y recordé las palabras de aquel primer exiliado que huía de la guerra: “los niños toman el fusil”, pero yo tenía una pistola y emprendería el camino que Padre me marcó: recorrería el camino de las luces apagadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.