Ir al contenido principal

Crisantemos (III)

No podía apartar la mirada de la flor que descansaba en el fondo de la caja. Trató de recordar el rostro del hombre que la había dejado abandonada junto a él en el banco, pero no era capaz de hacerlo. Se maldijo por no prestar atención aquel hombre sin rostro, una sombra más de las muchas que recorrían Londres entre la niebla. La luz cenicienta que se coló por la ventana, reflejo de un sol que trataba de vencer a la densa blancura que cubría el cielo londinense, lo devolvió a la realidad. Se apartó de la mesa y corrió las cortinas. Y así, sumido en la más profunda oscuridad, trato de recuperar la cordura y deducir quién le había enviado aquel recado floral.

Había regresado de la India varios meses atrás y, desde entonces, se había comportado como se esperaba de alguien de su posición. Su casa había estado abierta a amigos y se habían celebrado varias fiestas para mostrar las riquezas obtenidas en el Oriente; como su padre hiciera mucho tiempo antes al regresar del África Negra. Tan solo una persona podría haberse ofendido por sus actos. Había ocurrido recién llegado. Aquella noche, con algunos compañeros de travesía, habían acudido a una fiesta en su honor en un lujosos pub. Fue allí dónde la joven, tímida y sencilla, le había ofrecido sus servicios y él, después del largo viaje y bajo los efluvios del alcohol y el opio, los había aceptado. En el fondo de su alma sabía que aquel acto de hombría podía acabar con su compromiso, y con la posibilidad de seguir ascendiendo en la sociedad... aun así había caído.

Pero la mujer no podría haber enviado aquella flor. 

-Es imposible que conociese el código de... -dijo en voz alta para la estancia vacía- No, no había forma de ello.

Pero, pensó, el mensaje era claro: un crisantemos blanco. Hacía referencia a la virtud y la pureza. Aunque la chica no tenía ni lo uno ni lo otro. No era más que una ramera del puerto y sin embargo había sido avisado.

La campana sonó y se giró sobresaltado. Se acercó lentamente hasta la ventana y, sin abrir las cortinas, oteó la calle para ver como el mensajero dejaba el paquete. No necesitó ver que había en su interior, el cartero no llevaba el habitual uniforme y, en su lugar, vestía un kurta hindú. 

Lo que no vio fue como Roman se ocultaba en las sombras de la calle enfrente, sonriendo al ver moverse las cortinas de la casa señorial,

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…