Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Por fin

Imagen

De recreación

Imagen
El fin de semana pasado se celebró en Aldea del Rey (a unos 20 minutos de Almagro) la I Recreación Histórica Calatrava la Nueva “sacro convento”. En lo alto de una peña, en mitad de la nada (o casi) nos reunimos unos 100 recreadores para devolverle la vida a las vetustas piedras que, por cierto, han sufrido una de esas restauraciones tan propias del pasado siglo y que hacen imposible saber qué es real y qué no.
Junto a los compañeros y amigos del Grupo de Recreación Fortún de Torres (con ese nombre no puede ser más que jerezano) y junto a viejos y nuevos conocidos. He pasado uno de esos fines de semana que se recuerdan durante mucho tiempo. Y no solo por las casi 5 horas de guardia que me han tocado realizar entre la armería y la ciudadela; sino por los ratos pasados, las bromas, las risas, y el espectáculo de ver cobrar vida a una fortaleza construida por los presos moros de las Navas de Tolosa y con las mismas piedras sobre las que descansa.
Sé que para quienes ven esta afición des…

El Camino (VI)

Solo había disparado una vez en mi vida, aquel mismo día. Y jamás creí que fuera capaz de hacerlo contra un hombre. Cerré los ojos a la vez que apretaba el gatillo y el sonido ahogó los gritos del hombre y de Lucy. Mantuve los ojos así, apretando los parpados hasta hacerme daño. Las lágrimas trataban de escapar entre ellos y los sollozos apenas me dejaban respirar. Sentí el tacto áspero de unas manos sobre las mías, y me sobresalté. Quería volver a disparar, pero cuando quise apretar el gatillo, ya no poseía el arma. Noté que me acariciaban el cabello y abrí los ojos para ver, con asombro, como el segundo hombre ayudaba a Lucy a bajar del árbol. Alcé la mirada y vi a la mujer, sonriendo.
-No tengas miedo, hijo, y no te sientas mal- me apretó contra su cansado cuerpo-. Has hecho lo que debías. Os hubiera matado, ya lo ha hecho antes. -¿Por qué?- logré balbucear sin dejar de temblar- No le hemos hecho nada. -Tienes que aprender mucho de la guerra aún. Hay muchos hombres como ellos –lo…

Cerrado por viaje en el tiempo

Imagen

Crisantemos (III)

No podía apartar la mirada de la flor que descansaba en el fondo de la caja. Trató de recordar el rostro del hombre que la había dejado abandonada junto a él en el banco, pero no era capaz de hacerlo. Se maldijo por no prestar atención aquel hombre sin rostro, una sombra más de las muchas que recorrían Londres entre la niebla. La luz cenicienta que se coló por la ventana, reflejo de un sol que trataba de vencer a la densa blancura que cubría el cielo londinense, lo devolvió a la realidad. Se apartó de la mesa y corrió las cortinas. Y así, sumido en la más profunda oscuridad, trato de recuperar la cordura y deducir quién le había enviado aquel recado floral.

Había regresado de la India varios meses atrás y, desde entonces, se había comportado como se esperaba de alguien de su posición. Su casa había estado abierta a amigos y se habían celebrado varias fiestas para mostrar las riquezas obtenidas en el Oriente; como su padre hiciera mucho tiempo antes al regresar del África Negra. Tan so…

El camino (IV)

-Buenos días- dije titubeante-. Nos hemos perdido, tenemos hambre –mentí- ¿Dónde van ustedes? Por allí –miré al sur- solo está la guerra. -Y allí –dijo una de las dos mujeres ofreciéndome un mendrugo de pan- no queda nada. ¿Quién cultivará los campos? ¿Quién sembrará cuando llegue la fecha de la cosecha? No somos capaces ni de coger las pocas gallinas que nos dejaron los soldados de Naharian… -¡Yo podría!- grité con entusiasmo –Al menos tendríamos para comer los seis… -¿Seis? –preguntó y, por primera vez se fijó en Lucy-. ¿Y vuestros padres?
Miré al suelo, incapaz de responder a una pregunta que escocía como la peor de las heridas. Miré al norte, donde aún se veía la humeante columna que se levantaba desde la granja. Las lágrimas se me escaparon y comencé a balbucear perdiendo todo el entusiasmo que había mostrado. Como si las risas de Lucy me hubieran hecho olvidar una realidad que el humo venía a recordarme. Lucy se acercó hasta mí, y me tomó de la mano, apretándola antes de habla…

Premio Liebster Award

Imagen
El lunes recibí un comentario de Nika, de El blog de Nika, en el que anunciaba que me había nominado para el Premio Liebster Award. Son premios concedidos por blogueros, lo que hace que te animen a seguir escribiendo, pese a que muchos ya daban a los blogs por muertos.
El funcionamiento es se sencillo:
-Nombrar, hacerte seguidor y agradecer el premio a la persona o blog que te lo concedió. -Comparte 11 cosas sobre tí para conocerte mejor. -Premia a 5 blogueros con menos de 200 seguidores para que se conozcan sus blogs. -Formular 11 preguntas para que las respondan los blogueros premiados o que estos cuenten 11 cosas sobre ellos. -Visitar los blogs que han sido premiados junto con el tuyo. -Informar a los blogueros de su premio.
Así que me toca compartir 11 cosas para conocerme mejor:
1º Hace un par de años descubrí la recreación histórica. Desde entonces mi fondo de armario se compone de túnicas, gambesones, calzas, bonetes. Aderezado con espadas, escudos y yelmos. Puede que algunos …

Curso nuevo

Imagen
Ahora ya sí, se acabó lo que se daba. Le ponemos rostro al final del verano con una socorrida puesta de sol, y a otro cosa mariposa hasta la primavera.

Se avecina un año (hace demasiado que me muevo por curso lectivo) lleno de retos personales y profesionales. De esperanzas y miedos por estar a la altura de lo esperado.

Lo primero será Lanza y Oro, mi segunda novela, con el miedo de si llegará a gustar como la primera o (Dios lo quiera) más. Y después otras muchas cosas en un año que será muy diferente a los anteriores y en el que tocará ir aprendiendo muchas cosas sobre la marcha aunque con un objetivo claramente definido: aprender inglés. Si todo sale como espero, eso conllevará que empiece a conocer la Pérfida Albión de curso en curso. 
Será, además, mi último año como delegado de Manos Unidas con lo que tendré más tiempo para mí y, a la vez, echaré en falta muchas cosas de estos 5 años al frente de la delegación de Cádiz. Y, si no se hunde el cielo, entregaré mi tesis doctoral por f…

Frech Roast

She and him --> In the sun

Crisantemos (II)

St Paul apareció entre la bruma, con sus torres blanquecinas tratando de desgarrar la densa blancura que cubría la ciudad aquella mañana de septiembre.Roman se atusó el traje y golpeo el bombín con dos dedos, como solía hacer cada vez que estaba nervioso. Se había detenido en el centro de la plaza tratando de descubrir el final del campanario. Cuando lo vio llegar, con su uniforme de infantería, le siguió con la mirada hasta que entró en el templo y, entonces, se dirigió al interior.
Apretó el paquete en el que guardaba los crisantemos que había comprado aquella misma mañana. Se adentró en la catedral y la magnificencia de la iglesia le hizo sentir pequeño. Siempre tenía esa sensación cuando entraba en la casa de Dios: observado por el Creador, sabía que reprochaba sus actos y le señalaba con su dedo acusador. Pero algo en su interior se resistía a quebrarse y le empujaba a seguir con su labor.
Se apoyó en una de las columnas que separaban la nave central de la lateral, por la dere…

12 de septiembre de 1714

Tal día como hoy de 1714, los Tres Comunes de Cataluña decidían rendir la ciudad de Barcelona, que había sufrido el bombardeo continúo de las tropas del duque de Berwick y sus 20.000 soldados franceses durante la madrugada del día anterior (día en el que se celebra la Diada). Se terminaba así la guerra de sucesión española que había enfrentado a las tropas del archiduque Carlos y Felipe de Anjou.
Finalizaba una ocupación pro-Hausburgos que había comenzado cuando las tropas del archiduque asaltaron Barcelona en octubre de 1705 para situar al pretendiente de los Austria en la corona española. Durante 8 años la guerra se mantendrá activa y tras la marcha del Archiduque las tropas leales se mantendrán en Cataluña tratando de situar al frente del reino de España a su candidato frente al candidato francés que, finalmente, ascendería al trono como Felipe V, el primer Borbón. En 1713 el archiduque se había coronado emperador del Sacro Imperio y las potencias europeas temieron el poder de un n…

El Camino (III)

Lucy no preguntó por Padre ni por Madre. No miró atrás cuando, de mi mano, pasó junto a la granja, calcinada hasta sus cimientos. Muchas veces he pensado que cometí el mayor de mis pecados aquel día cuando, mirando de reojo lo que mi hermana no vio, quise ignorar lo que vi y dejé allí los cuerpos quemados de quienes me dieron la vida; sirviendo de festín a las alimañas. Descansando eternamente a la intemperie. Mucho tiempo después volví al que fue mi hogar para situar dos lápidas, que cubrieron con piedra mi alma pero no acallaron mi pesar.
Abandonamos el infierno avanzando por el camino de luces apagadas. En pos de una guerra que ya había arrasado aquellos campos y segado aquellas vidas, como la hoz que siega el trigo. De raíz. Y como una raíz comenzó a germinar el odio en mi interior. Odiaba a quienes habían asesinado a mis padres; a quienes extendían esa plaga llamada guerra; a los que habían quemado mi casa; a los que habían provocado que mi hermana no hubiera vuelto a decir pala…

De pesadillas

Vaya pesadilla. Creo que esta la convertiré en un relato de terror. ¿Cómo puede ser la mente tan malévola para crear esas sensaciones y hacerlas tan reales?
Supongo que será el calor o, tal vez, ande sensible con vete a saber qué y eso afecte a mi subconsciente, no lo se. Pero tantas pesadillas no son normales. Espero, al menos, que sólo sean sueños y que el sueño no sea este; porque sino estaría realmente jodido.

Y además está ese logo

Vaya palo que se ha llevado Madrid, y van cuatro (no tres como dicen, que ya se presentó antes de este ataque de celos). La candidatura de Madrid ha vendido más de lo mismo, el 80% de las macro-infraestructuras construidas en la época de vacas gordas española, pero que tiene ya una antigüedad media de 7 años por lo que llegarían muy antiguas para el 2020. Paradójicamente llegarán casi sin uso, como ese esperpento mastodóntico de la Caja Mágica, sin uso conocido desde que la escudería de F1 HRC desapareció. El nuevo estadio de la Peineta sí verá tiempos mejores, pero porque el dueño del mismo es ya –según palabras de su presidente hace unos días- es el Atlético de Madrid, que busca dar su propio pelotazo inmobiliario, como ya hiciera el Real Madrid.
Pero, en el fondo y en la forma, lo que hemos sufrido estos años ha sido el capricho del niño bonito de papá, que viendo como el nombre de su gemelo (Barcelona) sonaba en el mundo entero por las Olimpiadas de 1992 quería su cuota de telev…

Del primer submarino

Imagen
Hoy se cumplen 125 años de la primera inmersión del submarino creado por Isaac Peral y construido en astilleros de la Bahía de Cadiz. En una sociedad en crisis como era la España de 1888, cuando las últimas colonias del antaño imperio español (Cuba y Filipinas) estaban a punto de perderse, con una armada arcaica y atrasada (en 1898 Estados Unidos hundiría su propia fragata, el Maine, antes de comenzar una guerra desigual contra una armada que solo contaba con barcos de madera). Cuando parecía que todo estaba absolutamente negro, España siguió manteniendo mentes brillantes y personajes capaces de ingeniar maquinas imposibles como un barco que fuese bajo el mar.

Durante siglos, ingenieros de todo el mundo trataron de dominar el arte de navegar bajo las aguas. Pero no sería hasta la llegada de Peral cuando se construyese el primer submarino, de propulsión no humana, y totalmente operativo. Dos años después, en 1890, lanzaría con éxito el primer torpedo de la historia. Sin embargo, Peral,…

Monica Molina -- Lejania

Si te asusta que te asalten los minutos, los segundos, 
que las horas se dilaten como días; 
que mi nombre sea de nuevo lejanía. 

Puedo asegurar que sientes lo mismo que yo, 
que esta lejanía duele igual para los dos. 
Que nada fue quedando atrás, 
que si me buscas y no estoy, 
es porque te estoy buscando y ya no estás. 

Si me llamas, si me llamas
hazlo mientras atardece; 
que la noche y mi corazón merecen, 
la ternura de nuestra melancolía. 

Búscame en tu beso, que ahí prendida me quedé, 
colgada en tus labios para siempre esperaré; 
a que vistas con tus noches, 
todos nuestros días. 

Si escuchas hoy- 
verás lo que te dice el corazón. 
Tú sabes muy bien que no suele mentir, 
en todas esas cosas del amor. 

Si me llamas, si me llamas,
hazlo mientras atardece; 
que la noche y mi corazón merecen, 
la ternura de nuestra melancolía. 

Puedo asegurar que sientes lo mismo que yo, 
que esta lejanía duele igual para los dos. 
Que nada fue quedando atrás, 

Crisantemos

Hay días tranquilos y apacibles, de esos que dan ganas de salir a la calle y, como los caracoles, tomar el sol. Y aquel día era de esos. Los parques estaban llenos de familias felices que veían jugar a sus hijos correteando por el césped o escondiéndose entre los matorrales, donde jóvenes parejas se mostraban su amor, ocultos a los ojos indiscretos de los paseantes. Un día de esos en los que apetece asesinar al vecino por ser más feliz que tú. O eso, al menos, es lo que pensaba el joven Roman mientras leía el periódico de la mañana en uno de los pocos bancos del parque que, a esa hora, continuaban libres. Había leído con atención la plaquita dorada que indicaba que el banco en cuestión había sido puesto allí en recuerdo de John Von Hardison Smith, que amaba el parque casi como a sus hijos. Nunca había entendido la razón que llevaba a aquellos educadísimos y tranquilísimos suizos a poner el nombre de un familiar muerto en un banco de un parque cualquier de Londres.
Miró sobre el inme…

De vuelta al curso

Durante años odié septiembre. Era el mes en el que terminaban las vacaciones y los amigos que no eran de Cádiz se iban de vuelta a sus casas; hasta que comencé a disfrutar del "otro septiembre". Yo también iba al colegio, claro, pero seguía yendo desde Roche y volver en el autobús de Conil, con Bermúdez a mi lado, se convirtió en una suerte de tradición anual que esperaba ansioso.

Sobre todo porque, al regresar del colegio, comía y salía corriendo para la playa. Fue entonces cuando aprendí de disfrutar de septiembre, de ese último mes de verano que era mucho más. Es mucho más. Septiembre es el inicio del curso, no solo académico, también seriofilo. Y eso me gusta más. 
Muy pronto, la semana que viene, vuelve la mejor ficción nacional con Isabel, y las aventuras de Aguila Roja que a tantos nos engancha. Pero también vuelven las grandes series americanas o inglesas: Dowton Abbey vuelve el 15 de septiembre y Sherlock no tiene fecha prevista, pero ya queda poco para American Ho…

El Camino (II)

El camino se iluminó una noche, de pronto. Las luces se encendieron primero en la lejanía y lentamente fueron acercándose hasta la granja. Vi el rostro de Padre tratando de ocultar lo que sentía, cómo nunca antes vi en él. Me senté en la pequeña escalera de la puerta, frente al camino, esperando comprender porqué las luces se habían encendido así: repentinamente y desde el horizonte; y no lentamente desde la puerta de nuestra casa. Las luces brillaban flameantes, acercándose imparables hasta nosotros. El sonido llegó poco después. Me sorprendió la alegría que deparaban los murmullos, que comenzaron a convertirse en tumultuosos pero, sobre todo, me asustó el rostro de Padre. No comprendía las razones que le causaban ese estado, pero acepté sus palabras como ley. ¿Acaso las órdenes de un padre no deben cumplirse sin rechistar?
Me escondí más allá del pozo, entre los frutales. En la pequeña caverna oculta de la vista que habíamos descubierto a varios cientos de metros de la casa y que P…

De películas

No sé quién me dijo que el verano no es para ver cine. Pero será que yo soy raro por naturaleza, que el verano me parece uno de los mejores momentos para disfrutar de la pantalla gigante. Y eso hace que haya visto muchas películas, algunas muy buenas como Ahora me ves (Louis Leterrier), otras realmente aburridas como Los Pitufos 2 (es lo que tiene sobrinos pequeños), aunque no tan mala como Aviones (que no he llegado a ver, pero de la que muchos niños han llegado a irse en mitad de la sesión).
Y es que, el verano, tiene eso. Sorpresas cinematográficas acompañadas de auténticos pufos. Y entre ellos cine tipicamente veraniego, que solo busca un entretenimiento tranquilo. Y, sobre todo, muchas secuelas. Entre ellas, personalmente, me ha gustado Niños Grandes 2, que recuperaba a la vieja pandilla, ahora padres de familia asentados, que se ganan a sus hijos en una última fiesta antológica. Y otras que llegan a mejorar las originales, como Gru 2. 
He de reconocer que alguna película me ha …

Del fin del verano

Imagen
Termina el verano y comienza el curso. Y comienza cómo cuando estudiaba: con exámenes. El inglés que me trae loco y con el que no tengo más remedio que llevarme bien.
Y en estas fechas siempre me acuerdo de don José Augusto y su "Can you star reading, please" que tanto odiaba y que tantos quebraderos de cabeza me da en este tiempo.
Pero ¡que se le va a hacer! la vida marca caminos insondables y el mío me empuja a aprender la lengua de la Pérfida Albión. Quién sabe, quizá algún día sea capaz de leer sin inmutarme una primera edición de Sir Arthur Conan Doyle, o pueda disfrutar del verbo de Shakespeare; quizá, incluso, pueda releer las memorias de ese gordo cabrón de Churchill. 
O, simplemente, termine mandándolo todo muy lejos (very far) y apuntándome a clases de shuajili para irme a vivir con alguna tribu africana lejos de tanta sociedad. Donde pueda correr desnudo por el campo y mezclarme, como un igual, con elefantes e hipopótamos...