En pocas palabras

Y cuando creí que la noche más oscura caería sobre mi, una vela se encendió en una lejana ventana para recordarme que siempre quedará un resquicio de luz, un halo de esperanza, para guiar mis pasos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera