Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013

De autobiografías

Creo que voy a empezar a escribir mi autobiografía no autorizada bajo el título de "Gorduras de un gordo de Caí"... Que comenzará con un "hace mucho mucho tiempo era delgado y algo hijo de puta. Luego engordé, y me convertí en un semi dios terrenal rodeado de mortales inferiores, pero ya no era un cabrón, la humildad había ocupado el lugar de la ira que atenazaba mi ser por culpa de la delgadez"

De sueños

Imagen
Sueña. Pero sueña a lo grande luchando por cumplir tus sueños, aunque recuerda:
El vago se detiene ante la primera piedra, pues no tendrá ganas de pensar cómo evitarla. El necio se detiene ante la primera piedra, pues no sabrá cómo evitarla. El racional, se detendrá ante la primera piedra, pues perderá su tiempo pensando cómo evitarla mejor. El impulsivo, se detendrá ante la primera piedra, pues no pensará cómo evitarla: se chocará o se iré, solo el impulso lo decidirá.
Pero si sueñas con el alma, razonas tus caminos, eres fuerte para retirar las piedras y no desfallecer en el intento, ni rendirte ante los imprevistos, pero tampoco renuncias a los impulsos que dicte tu corazón. Entonces si alcanzarás las metas que te pongas al inicio del camino.

28 Feria del Libro de Cádiz

Imagen

Parados por buen motivo

Imagen
Llevo una semana sin actualizar el blog. Mas quisiera yo poder pasar por aquí para mantenerlo al día como siempre he hecho, excepto unas semanas: las que estuve sumido en las correcciones de Llamadme Cabrón. Ahora ando en los mismos menesteres, cerrando ya la segunda parte de las sergas de mi amado Pedro. Ya queda poco y en breve volveremos a la actividad diaria de este pequeño rincón de mis pensamientos. Pero ahora, el poco tiempo que me queda. lo dedico al noble arte de la lectura.
Si alguno queda al otro lado, disculpa que no pase a saludar; pero pronto tendrás que volver a soportarme.

De comentarios

Desde hace años, he cogido una extraña rutina: comentar ciertas series con una gran amiga. Pero ayer, 15 meses después del último capítulo, cuando volvía "Aguila Roja" una sensación de malestar acompañó la expectación por el regreso de la serie de aventuras. Ella, ahora en el extranjero, no podría acompañar los aspavientos de Satur con su propio humor. 
Pero, al contrario que otras televisiones, TVE ha logrado mantener nuestra rutina al permitir que desde el lugar en el que ahora habita pudiera seguir unida a mí. El fino e invisible hilo de internet permitía así mantener viva una tradición amistosa que se remonta a noches viendo "El internado", en el que las risas por lo que veíamos iban creando una irrepetible red de lazos. Esos que solo pueden ser entendidos desde dentro, y que se hacen en absurdo pilar de la amistad.
Por cierto, a la serie le faltó algo de Águila y mucho de Satur. El humor de este nuevo Sancho Panza es de lo mejor de la Águila Roja, pero ayer, …

Crisis

Ando raro últimamente. Y no me refiero a que necesite cambiar de calzado; simplemente parece ser que no soy quien siempre fui. Quizá sea que veo que los 35 vienen a marchas forzadas, y que yo sigo donde estaba. Tal vez sea eso, una suerte de crisis existencial que me lleve a plantearme que es hora de cambiar el utilitario por el deportivo. Pero, la verdad, lo deportivo no me va.

Creo que el problema viene de otro lado. Del hecho necesario de reestructurar mi vida asocial. Yo, que soy un ser que siempre prefirió la compañía de Geralt de Rivia que de Maripili Gamuza; me encuentro ahora en un brete. El de decidir si salir de la cueva eremita  y convertirme en un ser social que aprenda a hablar de Gran Hermano, o seguir siendo yo. Claro que de ser yo como siempre fui tiene un problema: El cine.

Adoro el cine, me gusta ir casi semanalmente cuando la economía no es de guerra, pero ésta guarra vida hace que aquellos que compartían gustos conmigo ya no anden por esta tierra y ahora tenga que i…

En pocas palabras

No he llorado, no he sufrido, no he caído ni he necesitado levantarme.
Trataron de herirme, y no pudieron.
Quisieron reírse, y yo lo hice antes.
Pensaron que me engañaban, y yo conocía la verdad.

No soy más fuerte por mis caídas, soy fuerte porque vi las piedras.