Ir al contenido principal

En la Isla de los Gatos

Fat se dejó caer en el suelo, en redondo, como era. Y el estruendo sacó de su ensoñación a Montesimios; que se había quedado oteando el horizonte como si pudiera descubrir las patillas de Hernán en la lejanía.

-¿Realmente se hará con las mujeres? –preguntó al fin el sevillano.
-¿Lo dudas? Deberían llamarlo el camaleón. Es una alma libre, un actor de la vida. Allí dónde va hace lo que quiere y lo hace sin molestar a los que no quieren que se haga lo que hace, pero lo hace. Y ahora lo hará. Se hará con las mujeres y los hombres como se ha hecho con los gatos –Montesimios lo miró con cara de sorpresa -¡Por Dios que dejo de comer si cuando lleguemos allí no están todos de fiesta! –Jappy quiso preguntar, pero no le dio tiempo –En marcha.

Los cuatro hombres: sir Charles, D’Orange, Montesimios y el propio Fat comenzaron su andadura por una selva cargada de peligros acechantes. Ojos felinos que, escondidos en la maleza, seguían sus pasos por el estrecho sendero de gatos que recorrían. Fat bufaba, cual vaca vieja, cuando el camino se tornaba a las alturas, y blasfemaba cuando su peso empujaba a sus compañeros colina abajo. Ya no había ruidos, solo sombras, algún maullido y casi ningún piar.

-Un lugar en el que no vuelan pájaros no es de fiar –dijo Montesimios.
-Los cats se comieron a los birds –dijo Charles –I’m miedo…
-Algún día tendrás que explicarme porqué, después de 15 años, sigues sin hablar español correctamente –dijo Fat apoyado en un tronco.
-Pues, realmente, podría, pero sería más…. ¡Oh my God!.

Se apartó de Fat, como esclavo de su amo muerto…. el rostro desencajado, los ojos abiertos de par en par y la sonrisa helada en mucha de espanto.

-No mires atrás, capitán –dijo D’Orange. Pero, como si aquello fuera un simple “no hay huevos”, el capitán miró. Y el rostro de terror de Charles se quedó en infantil mueca junto al del orondo capitán de la Maranbunta.

-Marco … Antonio … -logró balbucear -¿Qué hacéis? por todos los dioses marinos.
-La vaca esa.. que debía estar enferma antes de que nos la comiesemos.
-Yo comí más que nadie, y no me encuentro como vos…
-Pues no sé… -dijo el piloto calzándose las calzas y tratando de limpiar los restos de su mano –No soy el único.
-No, no lo es –Mamonuth había aparecido junto al francés y trataba de evitar que este descubriese lo que portaba su espalda.
-Alguno más –preguntó Fat en el mismo momento en el que empezaba a sentir nauseas –mejor nos largamos.
-¿Qué hacemos con él? –Marco Antonio señalaba a un hombrecillo menudo de, quizá, piel blanquecina, que lloriqueaba allí donde el piloto había deshecho lo hecho a la barbacoa de Hernán –¿Nos lo llevamos?
-Habría que lavarlo…
-Me se lavar solo… -dijo con gracilidad el ser.
-¿Qué sois? – Fat no podía dejar de observarlo -¿Un mediano? ¿medio hombre?..
-¡Soy un hombre!
-Claro, claro… -el capitán no las tenía consigo- ¿y como se llama este hombrecito?
-Alejandro… -dijo enfadado mientras trataba de limpiarse con una hija de helecho.
-Esta bien, Alejadritito… vendrás con nosotros. Pero irás lo suficientemente lejos como para no olerte.
-¿Huele a potaje de la Rubia? –dijo D’Orange cuando comenzaron a caminar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…