De lemas

La Edad Media es muy dada a discursos épicos y a gritos de guerra que se extendieron hasta convertirse en parte de nuestra historia. Quizá el más conocido de todos sea el Santiago y cierra España lanzado al aire, por primera vez, en las Navas de Tolosa y que causó pavor en toda la Europa de los Austria: desde Napolés hasta Flandes. Un grito que conllevaba honor, lucha, fuerza, fe, fidelidad a la corona, testarudez, casi  Luchar hasta la muerte como en Rocroi. Superar la adversidad como en las Navas. Apoyarse en el hombre del soldado que luchaba junto a ti para avanzar un paso sobre otro hasta caer sobre el enemigo.

Sin embargo, hay gritos menos conocidos, como el que lanzaron cientos de gaditanos y jerezanos cuando, cogidos de la mano, realizaron cabalgadas en tierra de moros. Cuando marcharon a Berbería buscando riquezas y sangre. Un grito tan diferente que saca la sonrisa al escucharlo: Lanza y oro. 

Los gaditanos, aquellos que llevaron el terror a las costas vecinas, extendieron su grito como mantra que les protegiese en la batalla que ellos arrastraban en sus navíos. ¡Lanza y oro! fue el lema de una ciudad cargada de piratas y corsarios que vieron en el mar, en la lucha contra el fiel y el infiel, la mejor forma de hacer grande a su ciudad.

Comentarios

José Joaquín Rodríguez ha dicho que…
Ya me veo los titulares de la prensa norteafricana de la época: "Nuevo ataque terrorista de fanáticos religiosos cristianos". Y en la calle, el facha de costumbre diciendo: "¡Hay que acabar con esa chusma española que viene a robar porque en su tierra están muertos de hambre". Jajajaja.
Javier Fornell ha dicho que…
jajajajaja... En este caso la religión les daba un poco igual. Que lo mismo iba a Agadir que a Madeira

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera