Francisco I


Aún es pronto para saber que deparará el futuro a la Iglesia bajo el pontificado de Francisco I pero, que quieren que les diga, como jesuítico confeso, estoy contento. Feliz porque hay muchas corrientes retrogradas en la Iglesia, y porque la Compañía de Jesús siempre ha estado a la cabeza de los avances eclesiásticos. Fueron ellos los que, llegados a América, mantuvieron vivas las culturas indígenas frente a la opresión de los esclavistas, fueron ellos los que aprendieron guaraní para, en el Paraguay, defender a capa y espada –siempre fueron soldados de Cristo- a los indios y su cultura.  

Segundo por los gestos: la cruz al cuello que deja al lado el oro para hablarnos de una vuelta al espíritu evangélico; el inclinarse ante su pueblo, símbolo de servicio y no de mando, pues en contra de lo que se dice el papa sirve a la Iglesia y no la Iglesia al papa; tercero porque es una de las cabezas que ha trabajado el Año de la Fe, tan importante para nuestra Iglesia; y también de sobre la familia.

Importante también su origen: humilde e hispanoamericano. Ha vivido dictaduras y es hijo de trabajadores; sin duda eso debe marcar su pontificado.

Y, finalmente, es jesuita: los soldados de Cristo tienen por fin su lugar al frente visible de la Iglesia. Aquellos que hemos crecido en la fe bajo el manto ejemplificador de los jesuitas –en mi caso el P. Carretero- sabemos que conlleva eso. Aquellos que han visto trabajar a los jesuitas en cualquier lugar del mundo también lo saben.

Que San Francisco Javier le proteja en su camino y le acompañe en este servicio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón