Ir al contenido principal

En la Isla de los Gatos


Sentados en torno al fuego escucharon la historia del Hernán, señor de la isla de los gatos y conquistador del Perú junto a Pizarro. La carne pasaba de mano en mano para acabar en la boca de Fat, que mostraba una chorreante sonrisa en su engrasado rostro.

-Busqué El Dorado demasiado, y allí dónde fui hice lo que ví. Use taparrabo y cerbatana con los indios guaranies, cabalgué al norte y crucé grandes ríos y ví pueblos que no sabían que existía. Pasé años de mi existencia buscando un elixir que me permitise vivir eternamente. Y, de paso, encontrar riquezas suficientes para poder vivirla. Pero conseguí lo contrario –dijo tristemente el sonriente rey de la isla- y perdí tiempo y riquezas. Dejé atrás a las personas que quería; perdí amistades y a amores. Todo menos la libertad… hasta que llegué a esta isla.
-Que buena está este vino de serpiente –dijo Borought dando un manotazo en la mesa e interrumpiendo a Hernán.

El rey de la isla lo miró, iracundo y enrabietado, cuando los hombres comenzarón a darle la razón al segundo de La Marabunta. Más aún cuando, sin previo aviso, todos rompieron a reír a notar, por primera vez desde que comenzase a hablar el gatuno monarca, que Mamonuth estaba tocando la lira. Pero, en aquel preciso instante, rasgó las cuerdas y la tensión se mascó como Fat hacía con un tendón de cabra.

-Capitán –Vasques se había acercado sigilosamente-, deberiámos irnos. Fijaós bien: no es quien dice ser.
-Y, entonces, ¿quién es? –preguntó inocente- Ya nos ha dicho que es el nieto del nieto del conquistador….
-Y ahora nos dice que es el propio conquistador.
-Está crazy- dijo sir Charles – I can verlo in his ojos.
-Así es, es un loco visionario –repusó Corba –solo hay que ver como ha protegido a estos maltratados animalitos. Y el sistema hidraúlico empleado para traer el agua hasta este rincón.
-¿El qué?.... Bueno, que no… Hernán, diselo tú –concluyó el capitán -¿Estás o no estás loco?
-To be o no to be…
-Loco… no creo, no… soy un hombre sabio que ha vivido mucho, pero no un loco.
-¡Como una cabra! ¡Huid! ¡Os hará daño! –todos se voltearon, buscando el origen de la voz de la Rubia, que como una bruja escondía su blanquecina tez entre las verdes hojas del bosque.

Los gatos saltaron de sus tranquilos rincones y los ronroneos se convirtieron en gruñidos. Las caricias pasaron a arañazos y los marinos de La Marabunta se desperdigaron por la selva. Las risas de Hernán acompañaron a los gritos de los marinos y los maullidos de los gatos.

Fat corrió lo que pudo, blasfemando por hacer ejercicio tras haberse comido una cabra, protegido por D’Orange y sir Charles. Corrián despacio, a trompicones entre las ramas y raices, sin hablar, con el oído presto a cualquier ruido. Pero el ruído que llegó a sus orejas no era el esperado. Tan inesperado fue que, sin pretenderlo, detuvieron su huída para ser cazados por los gatos.

-¡Oh my God! –dijo sir Charles.
-Oh, mon Dieu!- susurró D’Orange.
-Aju con Dios mío- concluyó Fat- ¿eso son espadas en lid?.... Algo es algo, habrá batalla.

Y reinició la marcha de vuelta al trono del señor de los Gatos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Elisa Serna -- Esta gente qué querrá

Llamaron de madrugada.
Toda la casa está en calma.
La madre les sale a abrir
arrebujada en la bata.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Preguntaron por el hijo.
El hijo duerme en la cama
y al oir las fuertes voces
de golpe se despertaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Lleva días sin hablar,
por las noches se inquietaba
esperando con temor
que una mañana llamaran.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

La madre nunca ha sabido
por lo que el hijo luchaba
y que en la Universidad
su compromiso afirmaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

No sabe cómo escapar,
el miedo le torturaba,
después de abrirse la puerta
él caerá por la ventana.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Hay momentos de tensión
nadie dice una palabra,
la madre que entra después
grita y llora desgarrada.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Llamaron de madrugada.
La ley una hora señala.
Muerto el estudiante está.
Fue un golpe al filo del alba.
¿Esta …