Ir al contenido principal

The girl of Cádiz

Cádiz ha servido de inspiración a múltiples artistas: escritores, poetas, pintores, músicos, han caído rendidos a los pies de la vieja villa para crear un compendio artístico que enriquece a la ciudad. Algunas de esas obras son de sobra conocidos por todos, como "Las Siete Palabras" de Hyden; las obras de los inmortales Alberti o Quiñones... Pero otros son menos conocidos, como el poema dedicado por Lord Byron a la mujer gaditana, escrito en agosto de 1809 mientras navegaba por las costas gaditanas tras haber visitado la ciudad y, según cuenta la leyenda, prendarse de una joven gaditana de 17 años, con el nombre de The girl of Cadiz.

Oh never talk again to me
Of northern climes and British ladies;
It has not been your lot to see,
Like me, the lovely girl of Cadiz
Although her eye be not of blue,
Nor fair her locks, like English lasses,
How far its own expressive hue
The languid azure eye surpasses!


1.2
Prometheus-like, from heaven she stole
The fire, that through those silken lashes
In darkest glances seem to roll,
From eyes that cannot hide their flashes:
And as along her bosom steal
In lengthen’d flow her raven tresses,
You’d swear each clustering lock could feel,
And curl’d to give her neck caresses.


1.3
Our English maids are long to woo,
And frigid even in possession;
And if their charms be fair to view,
Their lips are slow at Loves confession:
But, born beneath a brighter sun,
For love ordain’d the Spanish maid is,
And who,—when fondly, fairly won,—
Enchants you like the Girl of Cadiz?

1.4
The Spanish maid is no coquette,
Nor joys to see a lover tremble,
And if she love, or if she hate,
Alike she knows not to dissemble.
Her heart can ne’er be bought or sold—
Howe’er it beats, it beats sincerely;
And, though it will not bend to gold,
Twill love you long and love you dearly


1.5
The Spanish girl that meets your love
Ne’er taunts you with a mock denial,
For every thought is bent to prove
Her passion in the hour of trial.
When thronging foemen menace Spain,
She dares the deed and shares the danger;
And should her lover press the plain,
She hurls the spear, her love’s avenger.

1.6
And when, beneath the evening star,
She mingles in the gay Bolero,
Or sings to her attuned guitar
Of Christian knight or Moorish hero,
Or counts her beads with fairy hand
Beneath the twinkling rays of Hesper,
Or joins Devotion’s choral band,
To chaunt the sweet and hallow’d vesper;

1.7
In each her charms the heart must move
Of all who venture to behold her;
Then let not maids less fair reprove
Because her bosom is not colder:
Through many a clime ’tis mine to roam
Where many a soft and melting maid is,
But none abroad, and few at home,
May match the dark-eyed Girl of Cadiz.

                                                                                                Comentarios

                                                                                                Entradas populares de este blog

                                                                                                Corona o Reino de Aragón

                                                                                                Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

                                                                                                Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
                                                                                                Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

                                                                                                Nihil cognitum quin praevolitum

                                                                                                Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
                                                                                                Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
                                                                                                Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

                                                                                                Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

                                                                                                En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…