Ir al contenido principal

Bartolomé de Amaya

La ciudad de Cádiz tiene personajes muy singulares, vinculados a una historia de lucha y frontera. Y los que, como yo, buceamos por antiguos libros y legajos, tenemos la inmensa suerte de toparnos con relatos fatasticos como los elaborados por Jerónimo de la Concepción, como el que ahora os dejo para que sean las letras del pasado las que narren aquellos sucesos acontecidos en una playa cercana a Marbella y en la que intervino el gaditano, entonces a cargo de las defensas de Jimena, Bartolomé de Amaya, personaje, como otros muchos, que quedará recogido en mi futura tesis:


  4. No fue de menos consideración la milagrosa Vitoria de el año de 1480. salio de la Villa de Ximena de le Obispado de Cadiz el Valeroso Capitan Bartholomé de Amaya, con 120. Lanzas a correr aquella tierra. Llegó a vista de Marbella, y siendo sentido de los Moros : cargaron sobre el, y su gente, 400. Ginetes, y 2 mil peones, que acosandolos azia la playa, los encerraron en unos Adelsales sobre el mar. Animava gallardamente a los suyos Amaya, y los Moros discurrian como los podrian rodear de forrma, que no escapasse ninguno. En esta indiferencia y antes de llegar a las manos, asomo en la costa el Capitan Luzian Marrufo, vecino de Cádiz (y el primero de la familia que vino a ella de su patria Genova con una escuadra de galeras, y de quien aprendieron sus sucessores el Valor, como heredaron la Nobleza) que con cuatro Vergantines Gaditanos costeaba aquellos mares y, reconociendo la multitud de los Alarbes su forma de batalla, y a los Christianos en los Adelsales, echó con con presteza en tierra cuatro bateles con alguna gente, pidiendo a los Christianos se embarcassen en sus Fustas, pues tenian el passo de la marina libre, y de otra suerte era impossible escapar con vida de tanta copia de los infieles.

5. Entendido por los Moros el trato, procuraron coger la playa, y disparando a un tiempo sus flechas a los Vergantines, porque no saltasse gente en tierra, embistiendo a los de Ximena, se travó en una muy reñida batalla. Era dia de el Glorioso Patron de España Santiago, y el valiente Amaya, invocando sus sagrado nombre, y esforzandose con indecible valor a su gente, se metió con sus Lanzas por el escuadron de los Moros, con tanto impetu, que al primer encuentro quedaron muertos 200. Ginetes, fin un gran numero de peones, huyendo los demas a rienda suelta, y quedando el Campo por los Christianos, que ricos de despojos, y cautivos, y aviendose despedido tiernamente de los de Cadiz, dieron la buelta a Ximena con perdida de un solo hombre”[1]


[1] Concepción, Fray Geronimo: Emporio del Orbe, Cádiz ilustrada. Investigación de sus antigas Grandezas discurridas en concurso de el general imperio de España. Imprenta de Joan Bus, Ámsterdam, 1690. Lib. V, Cap. XVI. pag. 388 y 389. Consultado en la Biblioteca de la Fundación Federico Joly, una de las mayores fuentes de información para los investigadores de los gaditano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…