De Batman y otros regalos


Es curioso como la vida puede crear vínculos extraños entre las personas. Líneas imaginarias en el pasado que se convierten en un continúo indivisible de nuestra existencia; que se forman de recuerdos comunes, de risas, de horas de conversación, de juegos, de lágrimas, de alegrías y tristezas. A veces, esos vínculos tienen un profundo significado; otras no serían más que una anécdota si no fuera porque es “vuestra anécdota”.

Y cuando miras atrás y ves como se han ido superponiendo sonríes. Yo lo hago hoy, recordando como una amiga me decía hace un par de días: “tengo un regalo para tu cumpleaños que está vinculado a nosotros”. Desde entonces pensaba “¿Qué será?” y al verlo me he echado a reír. Nuestro vínculo viene de 5 o 6 años atrás, no podría decirlo, de una noche en una casa de campo rodeados de amigos y una duda común: ¿Es Christian Bale Batman? Una anécdota cargada de risas que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una parte importante de mi existencia. Por que aquellos días comenzó una amistad corta en el tiempo, pero profunda en su vivencia. Y eso que ha sufrido vaivenes, quizá porque quienes veían cómo crecía la amistad no podían entender que no hubiera connotación sexual; no entendían como hombre y mujer pueden ser amigos sin necesidad de nada más. Y mentiría si negase que alguna vez hubo atracción, pero esos anhelos desparecieron cuando la amistad real, esa que penetra en el alma hasta hacerse indivisible de tu ser, salió a relucir.

Y me alegro, ¡vaya si me alegro!, de que de aquellos lodos naciese esta amistad. Pues ella ha aportado muchas cosas a mi vida. Tantas que jamás podré agradecérselas: risas, amigos comunes, viajes, confidencias, sueños compartidos, algunas tristezas, un hombro en el que apoyarse,… Una amistad que puede parecer extraña en su origen y en su forma y que puede llevar a equívocos en mentes retrogradas (por muy progresistas que se crean), pero una amistad cierta, real, familiar. Por eso, después de ver la película, me he dado cuenta que me han hecho el mayor regalo de todos: la amistad de una persona increíble que espero se mantenga muchos años cerca. Así que gracias por este gran regalo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón