Ir al contenido principal

Camaradas de Historias


Hay dos tipos de historiadores. Los que se enfrentan entre ellos para conseguir vete a saber que prestigio -¿acaso algún historiador lo tiene?- y los que prefieren apoyarse entre ellos para hacer Historia. Tengo la suerte de estar entre los segundos; quizá por que mí área (la medieval) y me grupo de investigación es lo suficientemente atípico como para que los investigadores nos llevemos bien. Hasta el punto que, cada cierto tiempo, un compañero, hermano de letras y plumas (que los medievalistas no usamos bolígrafo sino pluma de ganso con tinta de orchilla), se acuerda de ti y te cede algún documento localizado en archivo. Otras veces eres tú el que rebuscas entre legajos y miles de páginas de documentación para darle algo que a él puede interesarle.

Y algo así pasó hace poquito, cuando Enrique Ruiz, gran medievalista, gaditano con sus miras en la vecina Jerez, me mandó un mail con el testamento del padre del muy amado Pedro Cabrón. Bien pudo haberlo publicado él, pero antes siquiera de pensarlo decidió enviármelo. Gesto que le honra y engrandece, por más que yo ya conociese su existencia por una publicación previa que lo transcribía. Porque demostraba una vez más algo que yo ya sabía: la camaradería que existe entre ese grupo de extraños ermitaños, viejos y jóvenes, que han convertido el estudio de la época más denostada de nuestra Historia en su vida y obra.

Así que hoy, me permiten que le de las gracias a Enrique; pero también a unos “maestros” que nos mostraron que el camino de la Historia no se recorre a codazos, sino hombro a hombro. Esforzados soldados en un mundo desconocido que avanzan a tientas para dar algo de luz al Cádiz Medieval.

Comentarios

José Joaquín Rodríguez ha dicho que…
Eso os honra muchísimo ambos viniendo de un departamento que, por desgracia, está lleno de peleas internas y cabreos que se hacen extensible a los alumnos colaboradores e investigadores.
Javier Fornell ha dicho que…
El departamento, pero no tanto el área de Medieval, José. Quitando alguna que otra pulla entre catedráticos, el resto se lleva bastante bien y suelen echar una mano cada vez que se le pide. Al menos a mí.

Y desde luego entre los investigadores no hay ni un solo problema.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

13 Reasons Why

A veces, casi por casualidad, uno llega a ver una serie que, a priori, no le llama la atención pero de la que hay buenas referencias. Tengo que reconocer que, conmigo, pocas veces aciertan las recomendaciones. Aunque con esta serie ha sido diferente.


13 Reasons Why (Neflix 2017) ha supuesto una enorme sorpresa. Una serie supuestamente destinada a un público juvenil que, sin embargo, debería ser de obligado visionado para cualquier "adulto" que tenga contacto con adolescentes (ya sean padres o profesores). Y es que la serie nos muestra como cualquier pequeño problema se convierte en un mundo a ciertas edades. Pero, además, refleja como un rumor puede llegar a destrozar una vida. Como las malas decisiones pueden hundir hasta el fondo a más de uno. Y eso sin contar, problemas realmente serios.
13 Reason Why hace un estudio dramático de la realidad social de las High Schools americanas pero, ojo, que esa misma realidad se plasma en nuestros mucho más modestos Institutos: el uso…