Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

De marismas

No siempre las cosas son como queremos. A veces, el sorpresivo devenir de la vida nos empuja a caminos por los que jamás pensamos caminar. En ocasiones nos manda lejos, alejados de la familia y los amigos. Otras, pocas, juega a su antojo con los sentimientos más profundos para acercar lo lejano; para hacer posible lo imposible.

Sorpresas que son la sal de la vida de un hombre, que camina asustadizo entre marismas buscando el camino recto que le haga más feliz. Pero las marismas cambian con cada marea y lo que ahora es tierra, luego es mar. Y te obliga a volver a atrás, deshacer lo andado y volver a caminar por un sendero desconocido.

Es fácil, dicen, perderse por las marismas. Pero cada paso dado en el laberinto de aguas rojizas nos hace más sabio, nos enriquece. Cada paso dado, aún creyéndonos perdidos, nos acerca un poco más a la victoria.

Decálogo del gordo feliz (I)

La vida es puta pero si, encima, eres gordo, es mucho más puta. Desde que naces sabes que estás predestinado a ser el segundón, el amigo simpático, el que no se elige en los equipos, el que siempre está en el banquillo, el pagafantas de la chica que te gusta. Naces sabiendo ya que vas a ser el osito del mundo y tu abuela te lo confirmará pronto. Y eso hace que tu vida sea una mierda de proporciones épicas. Tanto que podría dar miles de ejemplos, desde el mismo día de mi nacimiento cuando la báscula superó los 4 kg. Hasta hoy, cuando pienso en que maquinaria usarán para elevar mi ataúd hasta el nicho.
Por eso hoy, he decidido compartir mi secreto para una vida plena y feliz en este mundo donde el gordo, más si es bajo y calvo, está condenado a la mofa por parte de una masculinidad depilada de pecho a espalda.
1º He Pua Malik
Que en el lenguaje de Tokealu significa “cerdo feliz”. Observa el animalillo de marras, con sus quilos de más y dispuesto a comerse a su madre si cae muerta ant…

Loquillo -- Contento

Júrame que nunca dirás
yo desisto, yo me siento a esperar...
verlas venir...
y aspirarme el ego por la nariz.

Un baile en algún lugar
hoy te espera, parte a buscarlo dirán.
Hay una flor sólo hecha para que la corte yo.
Y en la calle la lucha sigue siendo igual
tan cotidiana y tan sucia
pero llega a emocionar,
huelo a pelea de bar.

Contento, contento,
contento, contento.

Cándido preguntarás
mientras luche acaso pospongo el final.
Te ocultaran que la vida es una flecha al alzar
arrojada sin saber donde parará
ni en qué lugar ni en qué árbol
temblando se clavara 
en medio del vendaval.

Contento, contento,
contento, contento.

Y en el claro de luna
se citan los monstruos
y es feliz en su mentira
a quien duele la realidad
nos vamos a encontrar
borra si es que puedes mi sonrisa de la cara
borra si es que puedes mi sonrisa de la cara
borra si es que puedes mi sonrisa de la cara
prueba, no lo lograrás.

Contento, contento,
contento, contento.

Contento de verte,
contento de existir hoy.
Yo me siento a esperar.
Contento de verte,
co…

De Madrid

Ocurrió en Madrid, hace hoy cinco días. Andaba yo frente al Museo del Prado, cuando dos señoras peripuestas, de buen ver pese a su edad, enlacadas y abrigadas con bison se situaron a mi trasera, es decir: caminaban dos pasos por detrás de mí.
-Que sí -decía una- que se lo he oído decir en la radio. -¡No puede ser!-se escandalizaba la segunda -¡Si entonces Madrid no existía! -Bueno, no la ciudad -se defendía la primera- esto era un bosque con su aldea. -Y ¿estás segura? -Si. -Oy, oy, oy, eso lo cambia todo -dijo la segunda con voz grave- ¿Quién se cree ahora nada? -Ya ves -respondió seriamente la primera. -Que si los Reyes Magos son andaluces y, ahora, ¿esto? -¿Quién nos lo iba a decir?
Yo no, desde luego, ni mi mente perturbada es capaz de perpetrar tal respuesta como la oída. Tanto fue así que una carcajada se ahogó en mi propio asombro y casi debo acudir a comprobar el estado del equivalente madrileño al Puerta del Mar.

-Que sí, que se lo he oído al Papa- dijo al fin-: Jesucristo na…

Camaradas de Historias

Hay dos tipos de historiadores. Los que se enfrentan entre ellos para conseguir vete a saber que prestigio -¿acaso algún historiador lo tiene?- y los que prefieren apoyarse entre ellos para hacer Historia. Tengo la suerte de estar entre los segundos; quizá por que mí área (la medieval) y me grupo de investigación es lo suficientemente atípico como para que los investigadores nos llevemos bien. Hasta el punto que, cada cierto tiempo, un compañero, hermano de letras y plumas (que los medievalistas no usamos bolígrafo sino pluma de ganso con tinta de orchilla), se acuerda de ti y te cede algún documento localizado en archivo. Otras veces eres tú el que rebuscas entre legajos y miles de páginas de documentación para darle algo que a él puede interesarle.

Y algo así pasó hace poquito, cuando Enrique Ruiz, gran medievalista, gaditano con sus miras en la vecina Jerez, me mandó un mail con el testamento del padre del muy amado Pedro Cabrón. Bien pudo haberlo publicado él, pero antes siquier…

De historias

No dejes que el dolor apague el brillo de tus ojos cambiantes. Que nadie ni nada oculte una sonrisa que ilumina el mundo como faro para quienes caminan cerca de tí. No dejes que los sueños de un mañana queden rotos por la pesadilla del ayer. Hay mucho camino que recorrer, piedras que rodear para evitar caer y montes a los que ascender para reirte del mundo.
No olvides nunca tu pasado, pues en el echan raíces algunos de los grandes arboles que sustentan tu existencia. Pero no dejes que lo vivido atenace tus pasos. Mira al frente, con la frente alta y la sonrisa intacta, dejando que el brillo retorne a tus ojos cansados.
No renuncies a ser la excepción, la alegría, la sonrisa, la sopresa.  No importa lo que digan. Recuerda, siempre, que tu vida es preciosa por si misma. Que tus pasos te han traído hasta aquí y te llevarán hasta el final. Camina, con el rostro alzado, con la seguridad del que sabe que no yerra.
No escondas lo que eres, pues la belleza de tu vida carga de luz la de otro…

Pantallitas

Que bonito lo que han puesto en la plaza San Juan de Dios. Dicen que es una ventana a las Américas y que desde allí te puedes comunicar a viva voz con los habitantes de Cartagena de Indias (Colombia).

Y eso, en una ciudad como Cádiz pueda dar lugar a sucesos cargados de histrionismo, como, por ejemplo, el sucedido acontecido con una amiga cuyo nombre esconderemos bajo el nombre de Puka. Y Puka tiene un sueño:poder abrazar a Mario Cimarro. Así que ni corta ni perezosa se acercó al cacharrito de marras por el que hablas con el otro lado del charco, que no de la fuente, y llamó a viva voz al primer colombiano que pasó por allí. Por Cartagena, decimos.
Y comenzó una conversación surrealista en la que ambos mostraron sus intereses:
-¿Quiero ser actriz de telenovela?- dijo Pukas. -Eres muy guapa -mintió el colombiano- ¿quieres mi mail? es quevivaelcacharro@cogeloahí.aag  -Sabes que todo el mundo lo oye ¿verdad?. Te va a llegar publicidad de "Con el Ayuntamiento de Cádiz, sí" -¿Ve…

De rostros y amistades

Me hacen gracia esas personas que muestran una cara y luego tienen otra. Y me hacen gracia por que creen que nadie ve sus rostros, y no digo el verdadero o el falso; porque los dos-o los que tengan- son reales. El que te sonríe y se une a ti en gracias y bromas. La otra, la que te retira la palabra o la usa en tu contra. No son más que dos caras de una misma moneda: indivisible y visible a todos los que desean verla.
Por eso me hacen gracia esas personas, porque en su infantilismo maquiavélico creen ser más inteligentes que quienes les rodean. Creen que nadie ve como tratan de mover unos hilos que, en sus manos, se convierten en sogas de cáñamo. Que nadie descubre sus chirriantes movimientos. Pero lo cierto es que esas personas suelen pecar de falta de inteligencia y ser más próximos a niños pequeños que a adultos. Y eso, cuando uno tiene ya cierta edad, comienza a ser motivo de lamentación.

Y es que, si por un lado me hacen gracia sus tejemanejes, otras muchas me dan pena las personas…

Sinatra y Elvis... no hay más

Don Damián

Le tenía miedo. Mucho. Muchísimo  No hay palabras para definir lo que sentía cada vez que llegaba la hora de enfrentarme a él. Cada semana varias veces, el mismo recorrido: bolsa al hombro y camino a aquellas puertas que se habían convertido en mi infierno. Recuerdo entrar cada vez, pasar lentamente por la primera sala, en la que tiraba la bolsa que llevaba al hombro, y seguir hasta su despacho. Y, siempre, la misma pregunta:
-¿Qué toca hoy, don Damián? -No se haga la caperucita, señor Fornell. Hoy: salto- o lo que fuera, me respondía cada vez.

Y es que el lobo nunca fue tan duro como lo pinté y D. Damián, con su rostro serio y sus maneras secas, se hacía loco mientras yo escondía la ropa de gimnasia para no hacer salto de altura o cruzar aquella escalera horizontal, que aún preside hoy el gimnasio del colegio.

Pero lo cierto es que aquel profesor al que un día temí, se terminó convirtiendo en uno de los que mejor recuerdo guardo del colegio en el que crecí. Tanto que, cuando hace tres …

De Herodes

Pues eso, de Herodes estaré estos días.

Johnny Cash, The Band y Joan Baez

Tres versiones, para que elijan cual les gusta. Por mi parte, y sin menospreciar al genial Johnny Cash, está vez me quedo con la versión de The Band







The little girl (II)

The light of the sun crossed the window the window and it made shadows in the wall. The girl smiled when she thought about today. In the bed, under the covers, she was waiting her father. He promised that they'll go to her house cousins. She loves go there, because they have a lake behind the cottage and she could swim today. -Hi, sweety -Bob, her father, said- How are you this morning? Come on! You take a shower while I'm cooking the breakfast. Do you want eggs? Yes, daddy! -she said. And she got up and ran to the bathroom.
She didn't listen to the noise that arrived from the kitchen. She walked down the hallway and sang a infantile song about a little dog. She was barefoot although she knew that her father didn't want it. And she felt the hot in her feet and she watched down. She couldn’t scream. She tried, but she couldn't.Her father was on the floor. The blood stained his clothes, his face, his hair. His eyes were open, watching the door, behind the little girl. …

Tengo miedo

Hace mucho que no traía a este rincón a Pablo Nerudo, y en estos tiempos de frío y lluviosos días no he podido resistirme a compartir con todos uno de los poemas del genial Neruda que más me gustan. Y no es que mi estado de animo ande gris, ni que el miedo me afecte en exceso -solo temo a los endocrinos vivos y a las enfermeras muertas, y ni unos ni otros son muy frecuentes-. Pero este poema suele venir a mí de forma recurrente cuando el invierno llega de verdad. Esos dos o tres días en los que el sol desaparece.

Aunque, como todo en esta vida, tiene un significado mucho más profundo que el tiempo, y ese cielo que se abre como boca de muerto puede entenderse como una vida cargada de terrores, de tristezas y sin sabores que el sol, la alegría desbordante, termina acallando para siempre... o durante un rato.



Tengo miedo. La tarde es gris y la tristeza
del cielo se abre como una boca de muerto.
Tiene mi corazón un llanto de princesa
olvidada en el fondo de un palacio desierto.

Tengo miedo -Y …

Cumbres Mayores

Desde hace 4 años ya, este fin de semana se ha convertido en mi grupo de amigos en un puente de exaltación de la amistad que tiene, como punto de destino fijo, Cumbres Mayores. El pequeño pueblo de la Sierra de Arecena en el que, un año más nos recibe "tita Paca" (que ya es la tía de todos nosotros) y el buen jamón.

Podría decir que es un lugar paradisíaco  de esos que se deben conocer, pero faltaría a la verdad. Cumbres es uno de otros muchos pueblos con castillo y un encanto propio. Pero, para nosotros, se ha convertido en el lugar donde, una vez al año, nos juntamos a reír, hablar y pasar frío junto a los amigos. Un fin de semana de asueto de tantos males en el que las risas están aseguradas.

De Batman y otros regalos

Es curioso como la vida puede crear vínculos extraños entre las personas. Líneas imaginarias en el pasado que se convierten en un continúo indivisible de nuestra existencia; que se forman de recuerdos comunes, de risas, de horas de conversación, de juegos, de lágrimas, de alegrías y tristezas. A veces, esos vínculos tienen un profundo significado; otras no serían más que una anécdota si no fuera porque es “vuestra anécdota”.
Y cuando miras atrás y ves como se han ido superponiendo sonríes. Yo lo hago hoy, recordando como una amiga me decía hace un par de días: “tengo un regalo para tu cumpleaños que está vinculado a nosotros”. Desde entonces pensaba “¿Qué será?” y al verlo me he echado a reír. Nuestro vínculo viene de 5 o 6 años atrás, no podría decirlo, de una noche en una casa de campo rodeados de amigos y una duda común: ¿Es Christian Bale Batman? Una anécdota cargada de risas que, con el paso del tiempo, se ha convertido en una parte importante de mi existencia. Por que aquellos…

Caminos

La vida es una senda traicionera, que te lanza por caminos inesperados y coloca trampas ante ti  Caminamos a ciegas, sin conocer nuestro destino ni los recodos del camino, paseando a la deriva en un mar de aciertos y desaciertos. Dejando que la suerte nos marque la vereda a tomar cuando la razón queda incapaz para discernir que opción es la más correcta.
A veces, tras el recodo del camino, encuentras un verde valle por el que caminar raudo, feliz y alegre. Otras, muchas, se convierte en un espinoso campo de cardos que hiere tus piernas y tu alma.
Y, aun así, siempre hay que seguir caminando sin mirar atrás; sin importar lo dejado escondido en cuevas recónditas de un ayer que no volverá-

Y Baltasar era de la Caleta

Hay que ver como cambian las cosas. Llevo años riéndome con una broma tonta cada vez que voy a Jerez por Navidad. Siempre la misma: “uno de los tres reyes magos es de aquí”, comento muy serio, “o eso decía Esteban Rallón” Y ahora llega Benedicto XVI y nos dice que Baltasar era de la Caleta, y que no era negro, que estaba moreno por el sol. Y que Melchor y Gaspar tenían de orientales lo que un jerecista de cadista, el blanco de los ojos. Que nada de Oriente, que eran de Occidente, del occidente más occidental. De Tarsis, Tartesso, las tierras reinadas por Gerión y Argantonio. 
Y eso me lleva a pensar que estos tres eran unos farsantes, que de magos nada (en Cádiz no hay mas mago que el Mago), de reyes menos. Seguramente estarían tirados en la Caleta hablando del poco trabajo que había en Cádiz desde que terminaron el acueducto y se dijeron "po vamo a tener que irnos" y se pusieron en camino para Cartagonova, que Castellón no existía. Y una posta llevó a la otra, y cuando se …

James Taylor -- You've got a friend

Little girl

The night was black. The moon was hidden behind clouds and only one light illuminated to street. A man sited in the corner saw a girl. She watched behind she, and she ran again. The man saw nothing more, but he knew that his life was over. The cold crossed his body and death called him. He took his phone and he tried call the police.

-The girl -he said-; they want to kill her. They are... the evil.

Nobody believed him and the girl had to run alone in the dark. The Evil ran after her.  She didn't see the evil, only ran in the park. She looked as quite sure. She was calm. She knew.

She knew that was what her chases.

The death ran in the night. They want her soul. A virginal and pure soul for them. Evil walking in the street. But the girl is fast, she knows, she must. The little and pretty girl must save the world of the Devil. And Devil fights by the end the kingdom of God. But God has abandoned his people in a girl's hands. And she walks in the night searching for an answer to …