En pocas palabras

Dicen que Dios pone a cada uno en su sitio. Pero son tus actos quienes te llevan a mostrar tu verdadero rostro. Bueno o malo, tu faz se configura con los pasos dados en la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera