En pocas palabras.

Un nuevo mundo se abre ante los ojos del soñador, un mundo listo para conquistar por aquellos que aún guardan sueños en sus días y están dispuestos a luchar por ellos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera