El FC Star: el valor del fútbol


Todos hemos visto “Evasión o victoria” (John Huston, 1981) magnifica cinta bélica con un partido de fútbol como telón de fondo para hablar de la resistencia francesa en la II Guerra Mundial, y la vida de los prisioneros en los campos de concentración. En ella Michael Cane, Sylvester Stallone, Max von Sydow y Pele se ponían al frente de un elenco cargado de jugadores profesionales para recrear un partido entre un equipo de soldados alemanes y otro de prisioneros aliados llevado a cabo en París. Y si bien este partido nunca se dio, la historia narrada tiene un precedente real: el partido de la muerte, jugado en 1942 en Kiev entre el FC Star y el Flakelf alemán. 

En 1941 el ejercito alemán entraba en Ucrania y la temporada de fútbol llegaba a su fin. Los jugadores del histórico Dinamo de Kiev se veían obligados a marchar al frente y, tras la caída de la ciudad en menos de un mes, muchos de ellos acabaron recluidos en campos de concentración. Mykola Trusevych, portero del Dinamo de Kiev, fue uno los pocos jugadores profesionales que, ayudados por la población civil, logró escapar de la persecución alemana. El destino quiso que acabase trabajando en la pastelería de un fan del fútbol (Iosif Kordik) quien le propuso fundar un nuevo equipo para jugar la liga local. Mykola comenzó entonces a buscar a sus antiguos compañeros, logrando encontrar a ocho de ellos, que junto a tres jugadores del Lokomotiv (el segundo equipo de la ciudad en tiempos de paz) formaron la base del FC Star.

Desde el 21 de junio hasta el 9 de agosto de 1942, el FC Star jugó ocho partidos, ganando todos por goleada; pese a que fueron avisados de que no debían ganar contra los alemanes del Flakelf, formada por soldados de la Luftwaffe. El 6 de agosto les vencían por 5-1 y dos días después se jugaba la revancha en el estadio Zenit. Pero los alemanes, seguros de que una nueva derrota minaría la moral de sus hombres, prepararon el encuentro a conciencia. El arbitro fue un oficial de la SS y los jugadores fueron advertidos de las posibles consecuencias de una nueva victoria. Aún así, desde el primer instante, el FC Star mostró sus intenciones al negarse a realizar el saludo nazi. El partido, pese a la violencia de los alemanes y al arbitraje, pudo terminar con un resultado escandaloso a favor de los ucranianos. Hasta tal punto llegó el juego del FC Star que en la segunda parte el defensa Klimenko tomó la pelota y regateó a casi todo el equipo,  incluyendo al portero del Flakelf, pero en vez de disparar a puerta vacía lanzó el balón al centro del campo. Cuando pitó el arbitro aún no había concluido el tiempo reglamentario, pero los ucranianos ganaban 5-3.

Las consecuencias se vieron el 16 de agosto. El FC Star jugaba un nuevo partido, esta vez contra el Rukh –también formado por soldados alemanes-, venciendo por 8-0. Poco después de terminar el encuentro, los jugadores del FC Start fueron arrestados y torturados por la Gestapo, acusados de formar parte de la resistencia ucraniana y de la antigua policía soviética. Los supervivientes –uno de los jugadores fallecería en las sesiones de tortura-  fueron enviados a campos de concentración en Syrets, donde Ivan Kuzmenko, Oleksey Klimenko, y el portero Mykola Trusevich  serían asesinados en febrero de 1943.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera