Ganas de ti

Hoy tengo ganas de tu risa, de tu sonrisa, de tu alegría pese a la adversidad.
Tengo ganas de estar a tu lado, tomar tu mano, escuchar tus palabras.
Hoy necesito que me acompañes en mi camino, que me enseñes con tus pasos.
Necesito volver a tu lado y saber que siempre hay esperanza.
Tu me enseñaste que debía creer para crecer.
Creer que aunque todo parezca perdido, siempre hay un camino para salir del laberinto.
Creer que hasta en la mayor de las miserias la riqueza crece en el corazón de las personas.

Tu me cambiaste la vida, con sonrisas y miradas que aún hoy llenan de calor mi corazón.
Con abrazos que llevaré por siempre junto a mí.
A tu lado dejé de ser el niño que era para ser el hombre que soy hoy.

Y hoy, cuando tu rostro ha venido a mis ojos por los ojos de otros, descubro que no te he perdido. Que nunca te perdí. Que siempre estás aquí. Presente a mi lado.
Acompañándome y recordándome quién soy, qué quiero y dónde quiero estar.

Sé que algún día volveré a tu lado.
Y sé que volveré porque nunca me fui, porque una parte de mi quedó a tu lado.
Y otra, la que me traje, se hizo para siempre tuya.

Hoy, igual que ayer y que mañana, quiero volver a dormir al arrullo de tus voces, de tus nanas.
Quiero volver, porque a tu lado aprendí, sentí, crecí, amé, lloré y reí.
Y porque fue allí, en ti, donde mi alma encontró una paz que no ha vuelto a tener.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera