Estoy encerrado, terminando las últimas páginas del regreso de Pedro Cabrón a las librerías. Me perdonaréis -o no- pero estos días mi mente y mis dedos vagan y navegan por los mares de siglos pasados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

Corona o Reino de Aragón