Ir al contenido principal

Nido de cuervos (VII)


-El tiempo transcurre inexorablemente para todos y todos- decía el inspector Márquez a sus alumnos de criminología- Y cuanto más tiempo pase, más difícil será encontrar la solución a algunos enigmas. Cuando comencéis a trabajar en las comisarias os encontraréis casos que jamás podréis cerrar, serán esos los que os acompañen siempre. O, al menos, eso es lo que me ocurre a mí. Voy a poneros un ejemplo práctico, esa será la actividad evaluadora este año.
Comenzó a repartir los folios con paso cansino, el tiempo también había pasado en él y hacía mucho que el peno cano había dejado paso a la calvicie, las arrugas surcaban su rostro y se cansaba con el exceso de ejercicio. E incluso repartir aquellos folios le resultaba una carga pesada. Llevaba dando clases cinco años en la Academia de la Policía Nacional, desde que pasó a segunda actividad. Y, por primera vez, había decidido compartir con sus alumnos aquella historia que aún le mantenía despierto y que nunca, ni siquiera ahora casi 10 años después, estaba cerrada del todo. Ahora eran otros quienes estaban al frente de la investigación, entre ellos Navarro, que había pasado gran parte de su carrera en Cádiz y que había terminado especializarse en casos complicados como aquel.

-Ocurrió hace casi 10 años –comenzó Márquez mientras los estudiantes leían el informe-, la chica, Elene, iba de regreso a su casa en compañía de su hermana, pero poco antes de llegar desapareció. El informe indica que fue secuestrada en el callejón de acceso a la sacristía de una Iglesia, pero nunca se encontró rastro de la niña. Sólo hubo una llamada de secuestro, de un grupo terrorista internacional e islámico que pedía la liberación de uno de sus miembros, que había atentado contra el rey. Pero solo hubo cinco contactos y nunca se le dio demasiada importancia. Quizá esa vía no fuera estudiada con profundidad, pero sigo pensando que no erramos y que nada tenían que ver –miró a sus alumnos, que le seguían con los ojos fijos en el y los expedientes abiertos sobre las palas de las sillas-. Inicialmente se pensó que era una niña más, pero pronto se descubrió que era hija de un importante empresario gaditano, que se había casado en secreto con su novia, manteniendo el embuste demasiado tiempo. Solo dos personas sabían que esto había ocurrido: un amigo del novio, fallecido durante un viaje de placer durante los mismos días de la desaparición de Elena; y un sacerdote, el padre Helmuth –el murmullo recorrió la sala-, que como bien sabéis hoy es el Cardenal Helmuth y suena como papable. Pero entonces aún estaba comenzando su carrera. Aquí hay otro dato importante: el cardenal estaba aquellos días en España y –hizo una pausa que llamó la atención de los alumnos del fondo- el día de la desaparición de Elena estaba en la ciudad, y en la iglesia junto a la que despareció. Pero aún hay más –concluyó acallando las voces del aula-. Esa Iglesia guarda una extraña relación con un mafioso italiano, Pietro, que yace enterrado en ella desde poco tiempo después de la desaparición de la chica.
-Recuerdo el caso –dijo una joven estudiante desde la primera fila-. Cada cierto tiempo sale en la prensa y hace un par de años hicieron una película. En ella especulaban con que la niña había sido usada –un gesto de asco apareció su rostro- por el cura. Se decía que había estado involucrado en casos de pederastia en Alemania, aunque nunca se pudo probar, y que esta chica, Elena, fue otra de sus víctimas.
-Nunca se pudo probar, de hecho, nunca hubo nada que nos permitiese abrir esa línea de investigación.
-También se dijo –continúo un joven pelirrojo sentado a la izquierda del aula- que el mafioso tenía algo que ver con la madre de la chica y que por eso tenía esa vinculación con la zona.
-Eso es completamente falso. Después de la desaparición Jaime y Elena hicieron pública su relación y se marcharon con su otra hija a Londres. Aún residen allí.
-¿Y la vía terrorista? –dijo un tercero- Se cerró demasiado rápido.
-Es posible –concluyó Márquez mirando su reloj-. La clase ha terminado por hoy. La semana que viene pondremos en común lo que habéis descubierto. ¿Seréis capaces de resolver este caso?

Dejó el aula, cerrando la puerta tras de sí y caminando renqueante hasta su despacho. Antes de morir, y para eso no quedaba mucho, deseaba saber que había sido de Elena. “Se lo debo”, pensó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…