Ir al contenido principal

Nido de cuervos (IX)



La jueza había dejado el pequeño despacho que tan bien conocía Márquez y ahora le recibía en una moderna instalación, con amplios ventanales que daban al parque. Había cambiado el viejo sofá por uno nuevo, blanco y funcional. Y mucho más incomodo. El viejo comisario se movía incesantemente, buscando la mejor postura sin encontrarla. En su mano tenía la carpeta con la información lograda por sus alumnos, pero Benítez le había pedido que esperasen a Navarro para comenzar la reunión. No podía dejar de mirarla, el tiempo había pasado para ambos, y la juez ya no era la joven impetuosa que conociese años atrás. Se había asentado y ahora tenía una de esas bellezas serenas que tan raramente se encontraban. Estaba tecleando en el ordenador, como ausente, hasta que un leve toque en la puerta advirtió de la llegada de Navarro. El inspector entró en la sala y saludó a su viejo compañero antes de sentarse en una moderna silla de cuero.

-¿Qué es eso que has descubierto?- dijo sin pausa.
-Han sido mis alumnos. Algo que, en su momento, pasamos por alto –dijo Márquez, cohibido ante la presencia del que fue su subordinado años atrás y que tanto prestigio había alcanzado tras resolver varios casos-. La relación entre la Elena y el entierro de Pietro, el mafioso.
-¿Qué relación pueden tener?- preguntó la juez.
-Durante la investigación, no pusimos en duda la relación de Pietro con la iglesia y la ciudad pero ¿por qué se permitió su entierro en esa iglesia concreta? Dentro de la tradición de la diócesis allí sólo podían recibir sepelio los deanes de la catedral, pues la parroquia está adscrita a la catedral y no a la diócesis –sus interlocutores lo miraron sin comprender-. Yo también me pierdo con los líos eclesiales, pero la cuestión es que solo hay enterrados curas y un mafioso italiano. Pero, y esto es más interesante aún, el Servicio Secreto vaticano vincula el asesinato del mafioso a un secuaz del Cardenal Helmuth, que aquellos días, como recordaréis, estaba en Cádiz. Y, según esos mismos informes secretos…
-¿De dónde los has sacado?- le interrumpió la jueza.
-Han aparecido en una web alemana, vinculada a wikileaks, ya sabe: secretos de estado al descubierto por piratas informáticos.
-Según esos mismo informes –era Navarro el que continuaba con total seriedad- el cuerpo de Elena y el de Piero comparten sepulcro ¿me equivoco?
-No, así es –respondió Márquez-. Es por eso que quería tener esta reunión. Benítez –siempre la llamó por su apellido- usted puede dar la orden de apertura de la tumba.
-¿Y si no está? No es tan fácil, no nos vale con una nota en una web extranjera. Tenemos que tener algo más. Mucho más importante.
-Realmente lo tenemos –dijo Navarro sacando un DVD y acercándose a la televisión- ¿puedo? Preguntó mientras encendía el aparato –Esto se emitió hace tres noches en un canal autonómico, pero está repitiéndose en internet a una velocidad increíble y ya supera los dos millones de visitas. Ayer recibimos una llamada de Jaime, el padre de la niña, pidiendo que investigáramos que se esconde tras la entrevista. Y ahora esto. Aunque solo sea por la alarma social deberíamos abrir el caso.

La pantalla parpadeó antes de encenderse y mostrar un programa de testimonio. En el plató, tras un biombo y con la voz distorsionada se escondía un supuesto enterrador. Comenzó a hablar con voz temblorosa, guardaba un terrible secreto: había enterrado el cuerpo de una niña desparecida muchos años atrás, y lo había hecho en una pequeña iglesia, coincidiendo con el entierro de un mafioso. Estaba enfermo, y no era capaz de soportar la culpa que pesaba sobre sus hombros. Llorando pidió perdón a la familia de la niña que, quizá, aun guardase esperanza de encontrarla con vida.

La juez Benítez llamó afirmó con la cabeza y sin mediar palabra, comenzó a preparar la orden. El caso estaba reabierto y ahora sería Navarro quién estuviera al frente, pero Márquez y su equipo de estudiantes de criminología recibirían el trato de asesores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…