Ir al contenido principal

Cursus Honorus



Soy ser propenso a los despistes, muchos, demasiados. No me preocupa, la verdad, dicen que es propio de los genios, y quien me conoce sabe que mi genialidad está a la altura de mi humildad. Pero, aún así, hay veces que la falta de memoria o el vivir en un mundo que no es tu mundo trae malas pasadas. Eso fue lo que me pasó en segundo de carrera. Aquel glorioso curso de 1997-98.  Glorioso por muchos motivos y recordado por otros mucho. Año en el que nació la revista Ubi Sunt?, reapareció la tuna, logramos marcar un gol en la liga universitaria en un partido en el que echaron a 3 jugadores por dar patadas… sin haber salido del banquillo; y por un largo etc. Y año que, para mí, guarda otro recuerdo imborrable, uno de esos que nacen de los despistes.

Corría el mes de junio y los exámenes se extendían por el calendario y uno, hastiado y fatigado, pasaba de aula en aula buscando aprobar las muchas asignaturas que tenía aquel plan de locos. Y en eso andaba, haciendo un examen, cuando ocurrió el hecho de marras. La asignatura –ahora no recuerdo si Instituciones de la Edad Antigua o Civilización romana- la controlaba; de hecho, ambas  eran primas gemelas por no decir siamesas. Solo cambiaba una cosa: el profesor. Una era dada por un joven profesor con ganas de comerse el mundo; la segunda por un veterano docente al que temíamos como si del propio demonio se tratase.  Pero esta vez no me ocurriría lo del año anterior, cuando suspendí su asignatura pese a que, viendo el nivel medio mostrado por nuestra promoción, el profesor bajase el aprobado hasta el 3.5. Por una vez había acudido a cada una de las clases, había estudiado con antelación y por partida doble –al fin y al cabo era dos asignaturas con el mismo temario-. Nada podía fallar, aprobaría sí o sí. Y así andaba, feliz haciendo mi examen, con esa risa de superioridad que solo los genios logran permitirse en ocasiones. Terminado el test sobre el mundo romano, me levanté y me acerqué al profesor. Y en ese momento todo cambió.

-¿Qué hace usted, señor Fornell?- es algo que algunos profesores mantuvieron mientras yo mantuve el usted- ¿Para qué me das esto?
-Es el examen, don Javier-  contesté.
-Muy bien, pero ¿porqué lo ha hecho?
-Para aprobar, obviamente- respondí confundido.
-No puedes hacerlo –mi cara debió decirlo todo- Pensé que estaba de oyente. Usted no está matriculado en esta asignatura.
-¿De oyente?... – la confusión aumentaba -¿Cómo que no…?

Y en ese momento hice mi cálculo mental y comprendí que llevaba razón. Finalmente la había quitado de mí matricula: llevaba todo el año asistiendo sin faltar a una clase que jamás tendría, ni ese año, ni después. Ahora, eso sí, el cursos honorus jamás lo olvidaré.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…