Ir al contenido principal

Nido de cuervos (VI)


El comisario Márquez estaba apoyado en la pared, en el edificio de enfrente a la iglesia. No puedo evitar mirar el callejón en el que había desaparecido Elena casi dos meses atrás. Luego recorrió la fachada del edificio: era barroca, o eso había oído. Con una gran torre de piedra culminada en un tejado a cuatro aguas y rematado de tejas verdes. No recordaba haber entrado nunca en ella, ni siquiera con la desaparición de la niña, porque no creía que hubiera nada allí que solucionase el caso. Pero llevaba días pensando diferente. Era allí dónde había estado el padre Helmuth, único que conocía la boda de Jaime y Elena, junto al amigo de la infancia y socio de Jaime. Y ahora el sacerdote volvía a la iglesia y él había sentido el impulso repentino de acudir hasta allí.

No entendía muy bien que le había motivado acudir, pero ahora no podía apartar la mirada del cortejo fúnebre que había hecho su aparición 15 minutos antes. La muerte del capo de la mafia había sido noticia en toda Europa y eran muchos los medios de comunicación que se habían trasladado a la ciudad para asistir al entierro de Pietro. La pregunta estaba en boca de todos “¿porqué justamente allí?” Y la pregunta, leída en grandes titulares en el diario de la mañana, había provocado dudas en el policía ¿Qué relación había entre Pietro y la ciudad? Que se supiera, jamás había estado en España y no tenía ascendencia loca. ¿Qué relación entre Pietro y Helmuht? El poderoso sacerdote se había trasladado desde Roma, junto a los restos del mafioso con el que se decía mantenía amistad desde que ambos coincidiesen en Roma durante su juventud.

-Márquez- el inspector Navarro había llegado hasta su lado-, como me pediste he investigado a Pietro y su relación con el sacerdote. Parece que mantenían esa amistad desde jóvenes, pero nunca fue a más y, al menos desde aquí, no hemos podido localizar ninguna implicación entre Pietro y la organización del alemán. Lo que si hemos descubierto –continuó el veterano policía- es la ingente cantidad de dinero que Pietro donaba anualmente a esta misma iglesia. Es más, parece que algo le unía a ella, porque hace cinco años apalabró con el antiguo párroco, hoy fallecido, la capilla en la que descansarían sus restos. Pero, y esto es lo más curioso, inicialmente no se enterraría aquí, sino en la ermita de San Antón, en las afueras.
-Lo veo igual de curioso que todo lo demás. Pietro no tenía relación la ciudad ¿recuerdas?
-Es más curioso por que no fue hasta ayer cuando el nuevo párroco informó a la familia del cambio de lugar de enterramiento. Ahora será aquí.
-Con el dinero que donaba, puede resultar hasta normal. Ha sido un gran benefactor para la iglesia y el barrio, porque mucho de ese dinero salía a través de Cáritas para ayudar a los más desfavorecidos ¿o me equivoco?
-Para nada, comisario. Así ha sido. Hasta el punto que el comedor asistencial era sufragado íntegramente por Pietro, al igual que la guardería. Y hemos descubierto que, además de con la iglesia, Pietro dejaba su dinero en la fábrica. Es más –concluyó- era su dueño.
-Aun así es raro que hasta ahora no se haya conocido la relación del italiano con la ciudad y, sobre todo con este barrio.
-Comisario ¿y si nada es lo que parece?
-Habla – él también tenía dudas sobre todo aquello, y conocía suficientemente a Navarro cómo para desoír sus ideas.
-Quizá esto sea mucho más grande de lo que creemos. ¿Y sí está todo vinculado? Piénsalo, jefe: desaparece una niña en el callejón de una tranquila iglesia. Parece una niña más, hija de una madre soltera que, de pronto, resulta ser la esposa secreta de un multimillonario. Pero no termina ahí la cosa: el día que la niña desaparece un oscuro personaje con sotana estaba de visita en la ciudad y durmiendo precisamente en esta iglesia. Iglesia en la que será enterrado un capo de la mafia calabresa que, sin saberse por qué, tiene un especial interés económico y, parece, sentimental, con esta zona. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…