Ir al contenido principal

El conde de Montesimios


-¡Quitádmelo!¡Quitádmelo! –gritaba Fat dando vueltas sobre sí mismo como un perro intentando morderse la cola -¿Qué es? ¿qué es?

Los hombres se reían, viendo al capitán girar cual peonza hasta que el lento, pero impasible, movimiento terminó con el grueso capitán rebotando contra las tablas de cubierta. Bocarriba trataba de coger aire y recuperarse de mareo que el movimiento le había producido, mientras un pequeño pulpo huía por su cuerpo en dirección al mar.

-Fat, ¿te levantas? –preguntó Vasques preocupada –Has perdido el combate con Jappy, así que me temo que ahora le pertenecemos.
-Y es poco elegante acudir borracho a entregar tu navío –dijo Lady Chodna apareciendo junto a los marinos mientras se atusaba el rizado pelo y mandaba una sonrisa más que picarona a un marinero francés que trataba de volver a su barco, viendo desesperado la inmensidad que ahora les separaba-Deberías reponeros, capitán.
-¿Where you hallabais, my señora? –preguntó sir Charles con una sonrisa traviesa que obligó a desviar la mirada de lady Chodna desde el francés hasta el lugar al que se dirigía su bota: la entrepierna del escocés.
-¡Tus deads! –susurró apoyándose en D’Orange, que saltó a un lado para evitar la ira de la dama.
-¡A mi, señora! –fue capaz de decir antes de recibir un sonoro bofetón.
-¿Y ahora que hacemos?-preguntó Marco Antonio dirigiendo la conversación, como buen timonel, hasta un lugar importante –Que Jappy es un gran tipo.
-Mejor que éste –dijo Borough pegándole una patadita a Fat dónde el rojo líquido le brotaba del pecho.
-¡Le vas a hacer daño!- grito Mamonuth, siempre atento a su capitán.
-¡Y una mierda!-repuso Borough escurriéndose el agua del jubón –Que bajo el mar he descubierto lo profundo de su herida.
-¡Eh!- respondió Fat intentando levantarse para resbalarse y rodar dos vueltas de campana sobre si mismo por la cubierta -¡Que profundo ha sido! Si no llega a ser por lo bien escondido que tenía los tomates ahora estaría muerto.
-¿Tomates?-gritó la Rubia- ¿Me has robado tomates de mi cocina?
-La cocina es mía ahora, como todos vosotros- Jappy había vuelto a la Marabunta con aire triunfal, y miraba a Fat intentando levantarse con la ayuda de los artilleros haitianos.
-¡La cocina es mía y ni se te ocurra poner un pie dentro de ella! – la esclava Rubia amenazaba con un apio al conde de Montesimios, que reculaba ante la ferocidad del ataque –Y ¡tú!- le gritó a Fat que trataba de escabullirse escondiéndose tras Fantasmas, con el ridículo consiguiente de parecer que estuviera a punto de engullirlo como una ballena a Pinocho-¿Por qué has cogido los tomates? ¡y no me digas que para comértelos!
-Para todo lo contrario –respondió Lord Corba por él- El capitán…
-Excapitán- le cortó el Conde.
-El capitán –repitió Corba con dureza – jamás os robaría un tomate para comérselo. En caso de robaros comida se haría con alguno de vuestros bizcochos.

Las palabras de asentimiento se unieron a las risas y a los comentarios sobre las grandezas culinarias de la cocinera de La Marabunta. El propio Fat entró en discusión y el tono comenzó a elevarse hasta que los cuchillos hicieron acto de presencia. Y los bizcochos empezaron a emerger de las cocinas.

-Locos, como putas cabras- escucharon decir a Jappy.
-¡Eso!- respondió Marco Antonio- ¡Que alguien traiga las cabras! Vamos a hacer una asadito ¿Quieres Jappy?.
-¡Capitán!- gritó.
-¿Qué?- respondió Fat.
-El capitán soy yo – dijo Montesimios.
-Vale, el barco es tuyo, ¿nos lo jugamos a ver quien come más?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…