Ir al contenido principal

9 de agosto: Día de los Pueblos Indígenas



Llegado el mes de agosto, y aprovechando la celebración del Día de los Pueblos Indígenas, trasladamos la campaña “La Salud, derecho de todos: ¡Actúa!” a la Tierra  Indígena del Valle del Javari, situado en el Estado brasileño de Amazonas, en la frontera con Perú. Se trata de una de las zonas de mayor biodiversidad del mundo y la de mayor concentración de comunidades indígenas aisladas, donde enfermedades como la hepatitis o problemas como el alcoholismo están causando estragos en la población, no sólo por el aumento de la mortalidad, sino porque estas dolencias, antaño desconocidas, influyen en el estado anímico de las comunidades y amenazan la conservación de tradiciones ancestrales.        

Manos Unidas apoya en Brasil numerosos proyectos centrados en la protección, la defensa y el desarrollo de los pueblos indígenas.  El que hoy nos ocupa se lleva a cabo en ocho comunidades de indígenas Marubo y otras ocho de indios Kanamari, que viven en la Tierra Indígena del Valle del Javari, segundo territorio indígena brasileño en extensión, con una superficie que abarca 8,5 millones de hectáreas en las que viven  unas 5.000 personas, según la Fundación Nacional del Indio (FUNAI).

Población diezmada

En algo más de un siglo, las enfermedades, la explotación y los conflictos derivados del intento de protección de sus tierras frente a las constantes invasiones y agresiones externas, han diezmado la población indígena de la región y continúan amenazando la pervivencia de pueblos como los Marubo, Matis, Mauoruna, Kulina, Kanamari, Dpajá y Kulina-Arawá. y otros grupos de indígenas que están voluntariamente fuera del contacto de la sociedad no indígena.

En la  Tierra Indígena del Valle del Javari se dan las situaciones de salud más graves de todos los pueblos indígenas de Brasil. En los últimos once años la malaria, la tuberculosis y, sobre todo, la hepatitis, han causado la muerte al 8 por ciento de la población sin que las autoridades se hayan aplicado en mejorar la situación de forma efectiva. Como consecuencia, cada año se ve incrementado el número de hogares monoparentales –fundamentalmente con mujeres como cabeza de familia- con bajos ingresos, y el número de niños huérfanos. Además, el miedo al contagio, el luto y la baja autoestima, están terminando con los rituales, las fiestas y otros eventos que contribuyen a la resistencia de estas comunidades.


De entre todos los pueblos del Vale do Javari los Kanamari, que se localizan en el Río Itacoaí, son los más vulnerables a estos impactos (abandonan sus cultivos y van a la ciudad para buscar los beneficios que ofrecen los programas asistenciales del Gobierno, pero terminan gastándolos en alcohol y las jóvenes suelen estar expuestas a la prostitución). Por su parte, los Marubo reclaman una mejora de la educación escolar indígena: gran parte de los profesores están enfermos y el apoyo que reciben del Gobierno es muy escaso.

La Diócesis do Alto Solimões en colaboración con el Consejo Indigenista Misionero (CIMI) lleva años denunciando la situación en que se encuentran las comunidades indígenas del Valle del Javari y presionando a los responsables públicos de la salud y la educación para que aporten soluciones. Hasta hoy lo único que han obtenido ha sido la callada por respuesta.

Manos Unidas está apoyando junto con la Diócesis y el CIMI un proyecto de prevención e intervención en asuntos relacionados con la salud. Además, se está trabajando en la mejora de la producción agrícola, en el fortalecimiento y la capacitación de las organizaciones y los líderes indígenas, en la mejora de la educación y en la revitalización cultural. Todo ello a través de:

·         La realización de talleres de capacitación para agentes de salud indígenas (sobre hepatitis, ETS, sida, tuberculosis y otras).
·         La organización de seminarios en las escuelas (con la asistencia de profesores, padres y alumnos) sobre cómo prevenir las enfermedades más reincidentes y el alcoholismo y las drogas.
·         El fortalecimiento de la medicina tradicional y las prácticas culturales de cada pueblo.
·         Reuniones y capacitaciones con los líderes indígenas de cada pueblo sobre derechos indígenas, políticas públicas y control social.
·         La capacitación y formación de profesores y líderes.
·         Los cursos de capacitación pedagógica para los profesores Marubo.
·         La potenciación de la producción de los plantíos.

Con todo ello se habrá conseguido el objetivo de mejorar la calidad de vida de la población a través del fortalecimiento de su cultura y sus conocimientos tradicionales y, fundamentalmente, se habrá capacitado a estos pueblos para reclamar a las autoridades su derecho a una atención pública en salud y en educación de calidad.

Más datos sobre la salud de los indígenas del Valle del Javari

  • La malaria, la hepatitis (A, B, C  y D –Delta-) y otras enfermedades derivadas del trato con agentes externos, están presentes en todos los pueblos y comunidades.
  • Los niños menores de catorce años son las principales víctimas del contagio por hepatitis. La prevalencia de esta patología entre estos menores se sitúa en el 50 por ciento.
El índice de mortalidad infantil era similar al de países como Afganistán (123 por cada 1.000 nacidos vivos en 2008)  y cinco veces superior a la  media nacional.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…